Aporte extraordinario a la AMEBPBA

No debe continuar para los jubilados y pensionados

Como venimos expresando desde que se inició este aporte, todo indica que existe la intención de transformarlo de excepcional (como fue presentado en su origen) a permanente (como de hecho está sucediendo). Por eso, previendo lo que pudieran decidir las autoridades de la Mutual, en nombre de miles de jubilados y pensionados, nuestra entidad considera inaceptable y rechaza que el aporte extraordinario sea nuevamente prorrogado a partir de Diciembre 2021.

La contribución que ya han hecho los pasivos (siendo fuertemente afectados sus ingresos) sin ser responsables de los problemas que aquejaron y aquejan a AMEBPBA, tendría que haber servido para que sean ajustados los desfasajes financieros, en un contexto en el que aminoraron las exigencias originadas en la pandemia y con un universo de eventuales pacientes ya vacunados.

Recordamos que la crisis de recursos de la Mutual fue atribuida por sus responsables a problemas de sus ingresos y al crecimiento de los gastos generados por la pandemia, pero disimulando el desmesurado aumento de otros costos, principalmente por contar con cada vez más personal y su absurdo encuadramiento en el convenio de los trabajadores bancarios.

En cuanto a los ingresos, si bien se puso énfasis en el menor aporte de los jubilados y pensionados por haberse ajustado sus haberes en menor porcentaje que lo que hubiera correspondido, la realidad seguramente nos indicará que la merma mayor de ingresos se habría producido porque el Banco ha reducido sensiblemente la contribución sobre comisiones e intereses, limitándola sin que la dirigencia de la entidad lo hiciera conocer ni los servicios sociales lo reclamaran públicamente. Será interesante contar con los estados contables cuando se den a conocer.

Paralelamente, el Banco tampoco contribuye sobre el total de las remuneraciones de los activos, dado que una buena parte de los haberes de su personal son en negro. Esto provoca que los agentes no aporten sobre el total de sus remuneraciones, como si lo hacen a la Asociación Bancaria. Mientras tanto, el jubilado o pensionado está obligado a aportar sobre el total de sus remuneraciones, aun cuando algunas no las reciba (primeros aumentos) ya que van a la Caja.

Debe tenerse muy presente que los beneficiaros de la Caja, aun los que cuentan con ajuste de sus prestaciones por paritarias, nunca recibieron los pagos por Día del Bancario, Aniversario del Banco, la participación en las ganancias del sistema financiero por el ROE u otros, que se pagan sin aportes ni contribuciones. Tampoco se los computará a los nuevos jubilados cuando se les calcule su haber inicial.

El personal de la Mutual, cuyas tareas son del rubro de la Sanidad, contra natura están considerados como “bancarios”, solo por la presión sindical y la irresponsabilidad negligente de sucesivas gestiones de la entidad. Como un video reciente lo pone en claro, siguen reclamando por pagos no remunerativos que en los dos últimos años no se les habrían abonado, y que eventualmente les podrían ser reconocidos.

Ratificando lo anterior han anunciado un paro de actividades para el jueves 25 del corriente mes, que de llevarse a cabo perjudicaría sensiblemente al afiliado en general y a los que tienen turnos para ese día en particular. ¿Cómo se financiaría esto? Sin ninguna duda con el sacrificio impuesto a los mismos jubilados y pensionados bancarios a los que se les niega lo correspondiente a esos cuantiosos pagos no remunerativos para los activos, pero se los obliga a un aporte extraordinario continuo, discriminativo e injusto para pagar al personal de sanidad de AMEBPBA.

Esto es insostenible, compañeros, un despojo injusto y sin sustento en la razón, pues carece de toda lógica y es indefendible.

Para colmo y como todos hemos experimentado, los servicios de AMEBPBA se han limitado significativamente, contándose con menores profesionales para la atención de los jubilados y pensionados, siendo en la mayoría de los casos no presencial la atención. Asimismo no se han restablecido los turnos por la página web de la entidad y se depende de la buena voluntad de quienes atienden el servicio de emergencia que continua ofreciéndose, siempre que no hagan medidas de fuerza.

Los medicamentos resultan cada vez más caros y el costo al afiliado se ve afectado porque –contrariamente a lo que pedimos a la CD, sin respuesta- no se canalizan todas las compras directamente a los laboratorios, tal como ha trascendido que le venden al PAMI mucho más barato, incluso con congelamiento de precios por algunos períodos. Ese beneficio ni siquiera parcialmente alcanza a los jubilados y pensionados del Banco; lo que debería ser explicado por los directivos de la Mutual.

En este contexto, rechazamos categóricamente una nueva prórroga del aporte extraordinario, e invitamos a las demás organizaciones de jubilados y pensionados, y a éstos individualmente, a que se manifiesten de todos los modos posibles en el mismo sentido.

El aporte extraordinario a AMEBPBA

Lo extraordinario se hizo permanente y más gravoso para los jubilados y pensionados

Tal como nuestra entidad lo había pronosticado, por sucesivas prórrogas el aporte que en su origen fue presentado como excepcional se ha transformado en permanente; y cada vez más gravoso, como todos los jubilados vieron en su última liquidación de haberes. Nuestra entidad lo rechazó desde el principio y lo sigue rechazando, pero otras entidades y comisiones gremiales en complicidad lo avalan con su silencio, en algún caso participando incluso en la conducción de AMEBPBA.

La Comisión Directiva de la Mutual nos anuncia la continuidad del aporte pretendiendo disimular su abuso al presentarlo como una rebaja del 20% para el próximo semestre. Esto es perverso por lo engañoso, ya que desde que lo impuso arbitrariamente mantuvo los parámetros de las escalas de cálculo, mientras que en la práctica las prestaciones previsionales crecieron mucho más que ese porcentaje. Los aumentos desde Agosto 2020 hasta ahora alcanzaron casi 37% para quienes no cuentan con algún amparo por inconstitucionalidad del art. 41 de la ley 15008, y es mayor aun para los que fueron beneficiados con ese amparo, dependiendo de la fecha desde la que se aplicó. Para que sea real la rebaja se debían haber incrementado proporcionalmente los parámetros de las escalas que marcan el discriminatorio aporte.

Al no haberse modificado las escalas originales, los incrementos de prestaciones tornaron al discriminatorio aporte en más gravoso para aquellos a los que desde el principio se lo impusieron, y ahora también estaría abarcando a prácticamente la totalidad de los beneficiarios.

Se han igualado en muchos casos los aportes de los pasivos con los activos, ya que insolidariamente estos no aportan sobre el total de las remuneraciones sino que lo hacen sobre aquellas que tienen aporte (excepto los descuentos para la Asociación Bancaria que son por todo concepto) siendo significativos sus ingresos en pagos en negro mensuales y anuales en determinadas fechas.

En tal sentido, tengamos en cuenta que próximamente será el Día del Bancario, y el gremio acordó en su paritaria un importante monto a los empleados, que los trabajadores de sanidad de la Mutual pretenderán se les abone según el antinatural convenio colectivo que los ampara. Esto representará un eventual nuevo incremento de gastos para AMEBPBA, que deberemos contribuir a solventar los jubilados y pensionados, cuando nunca cobramos sumas sin aportes en nuestras prestaciones.

Ante la falta de respuesta a la información solicitada a la CD de la Mutual, nos encontramos a la espera de conocer los últimos estados contables de la misma, que deberían ser puestos en conocimiento de todos los afiliados.

En tal caso, posiblemente lograríamos observar cómo han variado todos sus ingresos, y si, como se decía al principio de la crisis de la Mutual, sus problemas provenían por ese rubro. Nunca aceptamos que la causa principal fuera la reducción de haberes frente a la inflación de los jubilados y pensionados, perjudicados por la 15008 y luego mucho más por los incrementos arbitrarios del PEN cuando suspendió el sistema se actualización de la ley 27426, y eso fue convalidado por el gobierno provincial desconociendo a nuestro régimen como especial.

Ratificamos lo expresado al principio de la implementación de este aporte inconsulto y discriminativo, que si bien puede haber mermado el total de ingresos de la Mutual, entendemos que su déficit se genera sobre todo por el incremento de los gastos, fundamentalmente en personal, admitido como bancario en su momento por la CD de turno y con conflictos en tiempo reciente que desconocemos si fueron resueltos con nuevos gastos para AMEBPBA, ya que los reclamos llegaron a una conciliación obligatoria cuyos resultados no fueron informados por los directivos.

Los afiliados en general y nuestra asociación en particular reclamamos información. Las autoridades de AMEBPBA deben suministrarla, ya que persisten en tomar decisiones inconsultas que afectan nuestros ingresos, estando aportando actualmente en promedio más del 7% de los haberes brutos.

Dos importantes motivos de preocupación

LA CAJA DE JUBILACIONES Y SU RÉGIMEN LEGAL

No hay información concreta sobre qué puntos se están discutiendo y quiénes están participando en la comisión conformada en la audiencia promovida por la Corte Suprema, generando una negociación por la inconstitucionalidad de artículos de la ley 15008, lo que resultaría en un nuevo régimen legal para nuestro sistema previsional. Si sabemos que las tratativas continúan dilatándose, de acuerdo a la nota que ha trascendido remitida por el Asesor General de Gobierno a la Corte.

Nos parece oportuno volver a plantear que nuestra entidad y muchos miles de colegas entendemos que lo que habría que defender sin claudicar sería que no sigamos haciendo el APORTE DEL BENEFICIARIO en todas sus formas; que la actualización de las prestaciones se efectúe por la variación en las remuneraciones totales de los activos (incluido lo blanco, lo gris y lo negro; es decir el TOTAL DE REMUNERACIONES), que haya en todos los órdenes representación proporcional de jubilados y pensionados, que la Provincia garantice con sus fondos el déficit de la Caja, incluyendo las partidas presupuestarias, y que los aportes y contribuciones se hagan por el TOTAL DE LAS REMUNERACIONES, garantizando a los nuevos y viejos jubilados que su haber tendrá relación a ello, por lo menos en un 70%.

Asimismo, debe respetarse el principio de igualdad de prestación previsional para quienes ejercieron la misma categoría siendo activos, cualquiera sea la época en que se retiraron; y la Caja debería adecuar los haberes de los jubilados y pensionados sin necesidad de juicios. Además, es inaceptable el achatamiento forzoso de la escala de haberes que se produjo en la Caja por aplicación de los decretos arbitrarios de ajuste a los jubilados decidido por el Poder Ejecutivo Nacional después de idear la nefasta ley 27541 de “Solidaridad”.

Mantengámonos atentos al devenir para evitar sorpresas que nos vuelvan a perjudicar, y pidamos información y transparencia de aquellos que por si están representando a todos los colegas.


ASOCIACIÓN MUTUALISTA

También sin información concreta de la actual situación y cómo se habrían resuelto los reclamos del personal de la misma, teniendo en cuenta las medidas de fuerza que afectaron a los afiliados y que cada vez son menos los servicios a los que podemos acceder.

Advertimos muchas limitaciones en la atención y prácticas del servicio de salud, ya que si bien se cuenta con una abultada plantilla de personal (ya no sabemos a qué cantidad ha llegado) su operatividad está regida y amparada por el gremio bancario, razón por la que la Mutual no podría contar con buena parte de ellos, tanto en su administración como en la clínica, siendo limitada su presencialidad, a diferencia de lo que ocurre en otros organismos de salud en las circunstancias actuales de emergencia sanitaria.

Mientras tanto seguimos cargando con el aporte extraordinario, que suponemos principalmente destinado a solventar los gastos de personal. Sin consulta previa, es probable que después de junio 2021 persista el aporte extraordinario discriminativo e ilegal, que seguimos rechazando. Reiteramos que se trata de un régimen solidario, en el que los activos deberían aportar a la Mutual sobre el TOTAL DE LAS REMUNERACIONES, tal como lo hacen a la Asociación Bancaria.

Es conveniente que los jubilados reclamemos y hagamos conocer nuestras opiniones por todos los medios posibles, aún con las limitaciones impuestas por la pandemia. Por su parte, nuestra entidad está haciendo gestiones para conocer más información sobre estos temas.

Es hora de repensar la clínica AMEBPBA

Inviabilidad económica, ahogo financiero y conflictividad gremial

Por el agravamiento de la situación en que se encuentra la clínica AMEBPBA, nuestra entidad está recibiendo numerosos comentarios de sus socios respecto a dificultades para contar en ese centro sanitario con el servicio de salud que imperiosamente necesitan. Esto resulta ratificado en los comentarios que muchos afiliados están publicando en las redes sociales.

En anteriores oportunidades nos explayamos fijando nuestra posición sobre este problema, cuando la situación no era tan grave como ahora, en que la conflictividad gremial prácticamente ha paralizado los servicios. Invitamos a releer nuestros comunicados de fechas 19/08/20, 04/09/20 y 19/01/21 sobre este tema (publicados en nuestra página web http://gruposiglo.com.ar) ya que sus conceptos resultan por demás vigentes. Desgraciadamente acertamos al alertar sobre la situación económica y financiera (aún con escasos elementos disponibles pues nunca nos proporcionaron los datos que solicitamos) y las consecuencias del convenio laboral existente para la numerosa dotación de personal, factores que hacen que el problema sea estructural, de inviabilidad, no dependiendo de circunstancias coyunturales como es la pandemia por el COVID 19.

Hoy nos encontramos con lo siguiente:

  • Medidas de fuerza organizadas por los delegados de la CGI de la Mutual, que en estas horas provocan una suerte de paralización de la clínica y agravan las importantes limitaciones en el servicio de salud que ya sufríamos desde el inicio de la pandemia. Esta actitud extorsiva hasta cierto punto podría tolerarse en una situación de normalidad; pero en el marco de la pandemia por el Covid 19 (que esgrimieron como argumento para reclamos varios a las autoridades de AMEBPBA) y la crisis económica y financiera que desde hace tiempo viene afectando a la entidad, francamente la iniciativa no puede interpretarse de otra manera que no sea el desprecio a los afiliados al negarles sus servicios, demostrando negligencia al poner en juego la salud y, tal vez en algunos casos, la vida de quienes por ser personas de riesgo por edad y comorbilidades, necesitan ininterrumpidamente monitoreo médico.
  • Según la recopilación de las opiniones que recibimos directamente de colegas o bien los comentarios publicados en las redes sociales, pareciera ser que los afiliados más perjudicados son los que residen en la zona de influencia de la clínica, por la interrupción de la atención presencial al privilegiar los casos relacionados al Covid 19, la ausencia de empleados al amparo del convenio bancario y las medidas de fuerza mencionadas. Respecto a los afiliados ubicados en el interior de la Provincia o en algunos partidos del Gran Buenos Aires, las opiniones son variadas entre quienes se quejan por ausencia de atención o quienes están conformes por poder recurrir a establecimientos o instituciones con convenio con AMEBPBA, que están brindando el servicio de salud con la nueva normalidad derivada de los protocolos por la pandemia. Es tal la decadencia en la que caímos que algunos afiliados se sienten agradecidos porque han recibido en sus domicilios los medicamentos que necesitan, cuando en realidad es un servicio que naturalmente debe proveer AMEBPBA ante tantas restricciones a la movilidad y obstáculos para acceder a las farmacias de la calle Bolívar o la de la clínica.
  • Han aparecido comunicados controvertidos entre sí generados por la Comisión Directiva y la Comisión Gremial Interna, esta última estrechamente ligada a la Asociación Bancaria. Contienen mutuas acusaciones y asignación de responsabilidades, cuestionándose el rol de la misteriosa empresa gerenciadora contratada.
  • Circulan versiones respecto a enfrentamientos en el seno de la Comisión Directiva, lo que parece ser una consecuencia natural ante eventuales diferencias de objetivos y/o medidas a implementar, teniendo en cuenta que en ese cuerpo hay integrantes de otras entidades de jubilados y de las comisiones gremiales internas del Interior, las que históricamente funcionan como extensiones de la Asociación Bancaria en el Banco y en las entidades del personal, defendiendo a capa y espada los intereses del sindicato (léase aportes sindicales).
  • Se dice que reclaman por no haber recibido pagos no remunerativos que perciben los empleados de las entidades financieras. Cabe recordar que esos pagos nunca fueron reconocidos para los haberes jubilatorios de los beneficiarios de la Caja, de modo que por ellos AMEBPBA no recibe aportes de los trabajadores activos ni de los pasivos del Banco. Es decir que los jubilados y pensionados que representamos más del 60% de los aportantes a la Mutual, deberíamos pagar a quienes cumplen funciones de índole sanitaria sueldos de trabajadores bancarios, cuando a nosotros, siendo trabajadores bancarios retirados, nos han quitado el derecho de ser ajustados nuestros haberes según la paritaria del gremio, además de no haber percibido nunca lo correspondiente a los pagos no remunerativos que hace el Banco a sus empleados. Un absurdo por donde se lo mire.
  • Cabe preguntarse cuál es el convenio colectivo que abarca a los trabajadores del Policlínico Bancario, cuya parte empleadora es la Asociación Bancaria. ¿No estarán regidos por el convenio de la Sanidad?
  • El convenio laboral vigente implica que el personal que realiza tareas propias del gremio de la Sanidad percibe haberes como si fueran empleados bancarios. Circunstancia estructuralmente problemática por el descalce existente entre ingresos y egresos, a partir de la ley 15008 para la Caja y, con mayor incidencia aún, los decretos arbitrarios del P.E.N. en 2020 suspendiendo la ley de movilidad para el régimen general, lo que provocó un serio agravamiento en el deterioro de los haberes jubilatorios. Sospechosamente este factor no es mencionado por las entidades representantes de los afiliados activos y jubilados del Banco, como si fuera irrelevante el fuerte ajuste hacia la clase pasiva producido por el gobierno nacional, al que adhirió la gobernación de la Provincia en nuestro caso.
  • Ante tan profundos desequilibrios, la Comisión Directiva optó por la medida facilista, inconsulta, arbitraria y discriminatoria según niveles de haberes, consistente en el aporte compulsivo de emergencia, “provisorio” hasta Diciembre 2020, pero luego prorrogado por seis meses más. Esto lo habíamos previsto en nuestros comunicados, porque dada la ecuación económica y la ausencia de cambios estructurales no veíamos otra posibilidad. Desgraciadamente parece que lo provisorio se transformará en permanente.

Estimados colegas: los invitamos a reflexionar sobre esta situación, informarse, reclamar explicaciones de los responsables y pensar si no llegó la hora de adoptar medidas de fondo respecto de la clínica AMEBPBA, porque necesitamos recuperar nuestra Mutual y el servicio de salud que nos debe brindar.

El aporte extraordinario a la Mutual continuará y tiende a transformarse en permanente

Se renueva un despojo a los jubilados

La comisión directiva de AMEBPBA ha prorrogado hasta Junio 2021 el aporte que iba a ser transitorio hasta Diciembre 2020. Como cuando creó esta medida facilista, nuevamente lo decide en forma unilateral, inconsulta, arbitraria y discriminatoria entre afiliados, apropiándose de lo que no le corresponde, como es una parte de los haberes de carácter alimentario de los jubilados y pensionados; ya demasiado castigados por la ley 15.008, la inmoral actualización de haberes jubilatorios dispuesta por decretos de las autoridades nacionales (traicionando alevosamente a su electorado) y las decisiones de la Caja y la Provincia desconociendo que el nuestro es un régimen previsional especial, como otros excluidos en la ley 27541 (de “Solidaridad Social”).

Invitamos a releer nuestros comunicados de fechas 19/08/20 y 04/09/20 sobre este tema, ya que sus conceptos resultan por demás vigentes. Desgraciadamente acertamos prediciendo esta prórroga, dado que al analizar la situación económica y financiera (aún con escasos elementos disponibles pues nunca nos proporcionaron los datos que solicitamos), solo se puede concluir que el problema es estructural, de inviabilidad, no dependiendo de circunstancias coyunturales como es la pandemia por el COVID 19.

Ahora las autoridades de AMEBPBA han dado un paso más para convertir lo transitorio en definitivo. Y lo hacen sin que conozcamos los estados contables, ni cifras que justifiquen la continuidad de este aporte que, según los dichos de quienes lo decidieron, cuando se constituyó era para conjugar una faltante de fondos transitoria, aparentemente debida a disminución de ingresos. Ahora la excusa son los mayores gastos por el Covid, no habiendo trascendido cuáles son esos gastos (cantidad y tiempos de internaciones en camas de salas comunes y en recintos UCI, equipamiento e insumos especiales, aislados en el Hotel del Sol, etc.). Sería muy interesante, también, conocer los montos que se habrían aplicado para saldar deudas con la dotación de personal (conformada por trabajadores bancarios).

Nos asombra que en su comunicación la Comisión Directiva argumente que “entre los meses de Agosto/Diciembre 2020 dio como resultado la posibilidad de seguir ofreciendo una alta calidad prestacional …” cuando la atención sanitaria se tornó en muy deficiente o bien directamente resultó suspendida, como les ocurre a los usuarios de la Clínica, con dificultades para solicitar los turnos de atención médica que son en su mayoría telefónicos, desconociéndose qué ha pasado con numerosos profesionales que no están disponibles para la continuidad de tratamientos por afecciones pre pandemia o nuevas. Pareciera que la clínica se ha convertido en una sucursal bancaria (aunque por la magnitud de su planta de personal más bien equivale a la casa central de un banco), y contrariamente a otros establecimientos que brindan integralmente el servicio de salud (calificado como esencial) en AMEBPBA se atiende a los afiliados con las limitaciones propias del elevado ausentismo con amparo en lo dispuesto por la Asociación Bancaria. Se trata de una distorsión que desnaturaliza y afecta sobremanera la funcionalidad de nuestro servicio de salud.

La exacción autoritaria que nos ocupa se hace sin explicaciones transparentes, lo cual es sumamente grave y genera sospechas. Además, la carga recae principalmente sobre los jubilados, quienes vienen aportando cada vez más por los aumentos de Junio, Septiembre y Diciembre, que si bien fueron escasos, seguramente a la Mutual en su conjunto le significaron millones de pesos más, a lo que se sumaron los montos extraídos por medio del aporte extraordinario.

Probablemente, de acuerdo a las cifras que expusieron los directivos de la Caja en la audiencia virtual de la Corte, ya no debe haber jubilado o pensionado que no tenga que hacer este aporte extraordinario discriminativo; lo que sumado a la mayor incidencia del impuesto a las ganancias y fundamentalmente al incremento de los precios de alimentos y medicamentos, provoca el acelerado deterioro que padecemos los beneficiarios de la Caja.

En consecuencia, rechazamos categóricamente este aporte extraordinario y su prórroga, puesto que sin adoptarse medidas profundas de saneamiento en la economía de AMEBPBA las dificultades financieras persistirán, y no es justo que para salir del paso lo más fácil sea manotear los bolsillos de los afiliados, ideando excusas que se renueven cada semestre.

A las entidades de jubilados que convalidan este despojo, les proponemos que creen un registro de donantes entre sus asociados, para que voluntariamente hagan sus donaciones a la Mutual, con lo que se evitarán los descuentos compulsivos obligatorios a quienes necesitan sus haberes para vivir dignamente o para asistir a sus familiares castigados por la dura situación económica, como hay muchísimos casos entre nuestros compañeros.

Entendemos imprescindible que, como se hacía anteriormente, a través de sus dependencias profesionales el Banco haga las auditorías periódicas que el caso amerita; e instamos a todos los jubilados y pensionados a exigir a la comisión directiva de AMEBPBA que explique y transparente detalladamente la realidad de la situación, exponiendo los ingresos y egresos de su funcionamiento, y que rechacen esta merma injusta sobre sus haberes expresando su protesta en todas las formas posibles.

Solicitud a la Asociación Mutualista

A raíz de inquietudes recibidas, mediante un correo electrónico nuestra entidad solicitó el 11/12 a AMEBPBA que, atento a que no se han regularizado aún la atención y los servicios a los afiliados, se renueven automáticamente los diversos beneficios personales que tienen algunos jubilados y pensionados.

En respuesta, recibimos el siguiente mensaje, que agradecemos, del Sr. Miguel Melgar, Gerente General de la Mutual:

«Estimados, tal lo prometido, los beneficios, salvo oncología que se evalúa cada caso en particular, fueron prorrogados hasta 31-03-2021. Ante cualquier consulta, a sus órdenes.»

La función de AMEBPBA

Necesitamos recuperar integralmente el servicio de salud

Desde marzo 2020 y como medida derivada de las restricciones de aislamiento social por la pandemia de Covid 19, los afiliados del Banco carecen de su atención médica normal. Tal desprotección de hecho parecía justificada en los primeros tiempos de cuarentena pero, al prolongarse durante muchos meses la situación, la suspensión de los servicios (excepto los destinados a Covid) se fue transformando en un serio riesgo para la salud física y emocional de los pacientes. En el caso de los jubilados y pensionados se han dejado de atender adecuadamente las enfermedades prexistentes y nuevas, privándolos de un servicio esencial.

Con posterioridad a reclamos de nuestra entidad se implementó con mayores o menores dificultades un servicio de entrega de medicamentos a domicilio, cuyo costo actualmente es con cargo al beneficiario, desconociendo por nuestra parte si abarca a todos los afiliados.

Se interrumpió toda atención no Covid en consultorios de la clínica, lo que no ha ocurrido en la mayoría de las prestadoras de salud, que los brindan funcionando con protocolos ideados para la pandemia. La Mutual directamente cortó la posibilidad de atención médica por enfermedades preexistentes, reemplazándolo tardíamente por una modalidad con turnos y atención telefónica remota que generalmente funciona con mucha dificultad o no da respuesta suficiente a los requerimientos. Es limitada la disponibilidad de profesionales abocados a este servicio, pareciendo que la mayoría del plantel médico existente pre pandemia no estaría atendiendo.

Desde el primer momento de la cuarentena los trabajadores de la salud fueron calificados por las autoridades como esenciales, privilegiándolos con toda justicia con medidas tales como facilitarles la circulación para que concurrieran a sus puestos de trabajo a fin de prestar sus valiosos servicios. No obstante, por lo que observamos, en la clínica AMEBPBA y en la administración de la calle Bolívar se produjo una disminución significativa de la actividad, con escasísima presencia de empleados, a pesar de la voluminosa plantilla de personal. Desconocemos si tal circunstancia se debió a presiones gremiales, que al amparo del convenio colectivo vigente, hayan hecho que trabajadores de la salud se comporten como el resto de los empleados bancarios (la mayoría inactivos desde hace meses) en lugar de prestar la función esencial que necesitamos.

En la actualidad está aplacada la propagación de contagios por el virus, y es claro que se trata de una enfermedad con la que la sociedad debe aprender a convivir, pero sin paralizar completamente sus actividades productivas, sociales y de atención de salud y educación. Según el titular del PEN ya no hay cuarentena.

En consecuencia, entendemos necesario que se reinicie la modalidad de solicitud de turnos por las vías tradicionales y se restablezca la atención normal en la clínica con los profesionales de todas las especialidades. Obviamente, tal funcionamiento debería ser con los cuidados correspondientes, con turnos con más separación de tiempo, distanciamiento entre personas, medios de protección, etc., pero posibilitando una atención general en el horario normal de 8 a 20 horas.

Previendo que posiblemente sea grande la demanda para atención en consultorios y para los diversos estudios, debería también habilitarse la concurrencia a otros centros adheridos o a adherir a la Mutual, reconociéndose al afiliado el reintegro correspondiente, que en algunos casos hasta podría ser menor al costo de hacer lo mismo por parte de la clínica.

Esperamos recuperar pronto el sistema de atención integral al afiliado. Como siempre, quedamos a disposición de las autoridades de AMEBPBA para colaborar, a pesar de la falta de contacto desde que planteamos propuestas, que aparentemente no fueron consideradas.

Respecto a la defensa de la Caja de Jubilaciones

Para conocimiento de los colegas jubilados y pensionados más adelante reproducimos el contenido de un comunicado con comentarios referidos a la situación de la Caja y su defensa.

Asimismo, adjuntamos un combativo comunicado «unánime» del 22/07/2019 de la comisión defensora de la Caja y el Banco (en esa fecha habían olvidado a los servicios sociales) porque  al  comparar con lo que hoy comunican llama la atención y sorprende cómo se han atenuado la virulencia de sus consignas y la interpretación de hechos que no solo no se han modificado sino que se han agravado desde el cambio de las autoridades nacionales y provinciales en diciembre 2019. TODO CAMBIA.

Nos sirve a todos para entender y reflexionar sobre quién es coherente y quién no, quién dice la verdad y quién engaña y cuáles son los reales objetivos de unos u otros.  Cabe aclarar que la mencionada unanimidad incluye a los que todavía siguen siendo cómplices y nos presionan para que participemos de esa comisión.


Respecto a la defensa de la Caja de Jubilaciones

Nuestra entidad entiende que los jubilados y pensionados del Banco merecen, sin ocultamientos, conocer todo lo que concierne a sus derechos e ingresos y a la situación de la Caja de Jubilaciones. Por eso no podemos dejar de comentar algunos párrafos del informe de la Comisión de Defensa de la Caja, el Banco y los Servicios Sociales (CDCBSS) tras una reunión virtual mantenida con las máximas autoridades del Banco.

El informe califica la reunión como positiva, aunque de su contenido mencionando temas ya conocidos, no surge ningún resultado concreto, más allá de lo afirmado por el Gerente General en cuanto a que el Banco se hará cargo con sus resultados de los pagos de las prestaciones hasta fin de año. No trasciende que se haya considerado alguna propuesta.

Por el contrario, es preocupante que no se mencione iniciativa alguna referida a acciones destinadas a reemplazar la ley 15.008. Más bien pareciera que, ya ratificada la ley por el decreto 261/2020 de la Gobernación Provincial, ahora los esfuerzos apuntan a que el Banco obtenga la asistencia de la ANSES, lo que evidentemente consolidaría la 15.008. La Caja forma parte del sistema previsional de la Provincia, de modo que es ésta la que debe procurar su financiamiento. No es lógico que esa carga sea afrontada por el Banco porque otras funciones le competen; aunque no debe perderse de vista lo que reiteradamente hemos expresado en cuanto a que es el principal responsable del déficit de la Caja, ya que la administró desde su creación, no efectuó reservas cuando la relación de activo-pasivo lo posibilitaba, usufructuó fondos de la Caja, se apropió de la Sección Seguros, creó el Grupo Bapro derivando funciones y personal al mismo y produjo retiros masivos cuando le convino.

Coincidimos en el grave perjuicio que a activos y jubilados ha producido la ley 15.008, pero nos llama la atención que muchos soslayan el cuantioso deterioro adicional que en nuestros haberes previsionales (y en los de millones de jubilados del régimen general) ha producido la suspensión del sistema de actualización que estaba vigente, reemplazándolo por los decretos arbitrarios del P.E.N. para apropiarse de parte de los ingresos genuinos de los jubilados. También es raro que quienes, alarmados porque el Banco se iba a fundir, hoy promocionan e impulsan con entusiasmo y mediante un patrocinio profesional determinado, que se hagan juicios contra la Caja, que en caso de éxito seguramente deberá resarcir el Banco.

Entendemos que está muy bien que cada beneficiario que lo desea ejerza su derecho de recurrir a la Justicia para salvaguardar sus haberes, y en este sentido se han encarado cautelares individuales (con éxito tramitó la suya ante la Corte un jubilado abogado) con las que muchos están obteniendo un resultado positivo. Los felicitamos y nos alegra, pero no deben perder de vista que se trata de una disposición transitoria, que puede revertirse (ojalá no ocurra) si el fallo final de la Corte no los favorece, caso en el que deberán devolver las sumas que puedan haber cobrado de más.

Sobre la vía judicial todos deseamos conocer el estado de la presentación del gremio ante la Corte (sin medida cautelar, que extrañamente fue obviada) pero nadie informa sobre ello. Hay otras presentaciones de clase de entidades que tampoco parecen tener resultado favorable hasta el momento, y es confuso que, sobre esas acciones, otros integrantes de la CDCBSS las califiquen como inconducentes, explicando que para obtener resultados deberían ser individuales.

Esperamos que la Caja actúe sin discriminar y abone en tiempo y forma a todos los que obtuvieron cautelares a su favor, y que para cada uno el resultado neto sea positivo, una vez descontados los honorarios profesionales y gastos. Desgraciadamente la sentencia final puede llevar años, y la liquidación no incluirá todos los pagos en negro, mensuales o por única vez en el año.

Reiteramos que la resolución de la problemática de la Caja es política, y lamentablemente en ese ámbito seguimos siendo considerados “de privilegio”. No hay indicio alguno que indique que la Gobernación o la Legislatura provincial proyecten cambiar o derogar la 15.008. Se trata de un problema de dinero cuyo afrontamiento se inició con el convenio 400, y por eso fue la voluntad compartida del oficialismo y la oposición de 2018 (hoy en roles invertidos) la que impuso la ley. Lo fehaciente es que quienes antes solapadamente la convalidaron ahora la ratifican, tal lo demuestra el decreto 261/20.

A esta altura del informe, ante consultas que recibimos de algunos colegas y la presión pública de una agrupación virtual que recurrentemente pretende que nos incorporemos a la CDCBSS, es conveniente destacar una vez más algunas de las razones que lo impiden, surgidas a la luz del accionar histórico de las agrupaciones, ciertas trayectorias personales y, sobre todo, la convicción de Grupo Siglo de defender los derechos y haberes de los jubilados y pensionados sin condicionamientos político partidarios de ninguna índole, sean quienes fueren las autoridades nacionales, provinciales o del Banco en cada momento:

  • Cuando se elaboró la ley 13.364 ciertas entidades de jubilados convalidaron el absurdo Aporte del Beneficiario que depreda mensualmente nuestros haberes. También avalaban la existencia de un tope en las remuneraciones y liberar al Banco de la contribución especial. Estos puntos finalmente lograron removerse, el último mediante nuestra insistencia que generó artículo 21 bis. Ya en ese momento privilegiaban los intereses del Banco sobre los de los jubilados y pensionados.
  • No hay que olvidar que la mayoría de los actuales defensores de la Caja formaron parte de su directorio, especialmente en épocas en que los afiliados activos y pasivos eran mayoría y podrían haber resuelto a favor de sus representados muchas situaciones. Pero no fue así, contrariando lo que establecía la ley 13.364/13.873, los directores provenientes de las comisiones gremiales del Interior sistemáticamente votaron contra los jubilados en ocasión de decidirse sobre los pagos remunerativos por única vez, y todos los directores nunca reclamaron por los aportes y contribuciones que el Banco no hizo ni sigue haciendo por los cuantiosos pagos en negro a los activos, lo que habría derivado en la mejora de nuestros haberes, y en los de los Servicios Sociales, especialmente la Mutual. Tampoco reclamaron el pago de la marca Provincia Seguros que es propiedad de la Caja y convalidaron balances de la Caja sin objeciones, cuando las había.
  • Es difícil pensar que miembros de la CDCBSS de larga actuación gremial ligados a la Asociación Bancaria, no hayan tenido conocimiento previo del proyecto de la ley 15.008, y por acción u omisión fueron funcionales a que la norma se concrete.
  • En la última campaña electoral varios gremialistas y otros compañeros se fotografiaron profusamente con quienes hoy son presidente de la Nación y gobernador de la PBA con carteles contrarios a la 15.008. Pero ahora, habiendo dichos políticos accedido al poder, no se les reclama que cumplan con lo prometido, e incluso en algunas redes se intenta defender su inacción en ese sentido.
  • Las entidades de jubilados que integran la CDCBSS nunca acompañaron iniciativas que impulsamos para defender derechos de los jubilados, tales como numerosos reclamos por los pagos en negro o gris, el 10% que por vigencia de la 13.364 nos correspondía desde el 01/01/2018, el desmesurado incremento del costo del seguro de vida colectivo, las notas de reclamo administrativo por el art. 41 de la 15.008 que en muchos casos sirvieron como paso previo a la iniciación de una demanda judicial, etc., etc. No parece que su prioridad sean los jubilados.
  • Desde que se hicieron cargo de los gobiernos nacional y provincial las actuales autoridades, llama la atención cómo muchos integrantes de la CDCBSS han modificado su apreciación sobre problemas que no han cambiado. No se entiende por qué no se reclama ahora que la Provincia cubra el déficit previsional, tal como antes predicaban recurriendo a lo establecido en la Constitución Provincial. Ahora es positivo que el Banco se haga cargo de nuestras prestaciones previsionales (lo viene haciendo desde hace más de una década) pero antes era inminente que se fundía. Cuando la gestión anterior subsidió durante meses a los clientes del Banco con un 50% en compras en supermercados se trataba de un vaciamiento de la entidad, pero ahora nadie critica el 40% de descuento a quienes tienen cuenta DNI. Objetivamente, estas diferentes valoraciones son difíciles de entender, salvo que el discurso haya cambiado por afinidades partidarias.
  • Quienes organizaron la CDCBSS, a su inicio convocaron a numerosas entidades y agrupaciones, excepto al Grupo Siglo, cuyos dirigentes se enteraron de la iniciativa por casualidad al recibir un correo electrónico de un tercero. Por esa razón, interpretamos que no les interesa nuestra participación y menos nuestras propuestas que todas las agrupaciones conocen. Parece ser un ámbito en el que no se admiten disidencias y solo se tratan temas que no los afectan, porque no hay que olvidar que muchos de ellos administran AMEBPBA, cuya preocupante situación conocemos, sobre la que no ha transcendido que hubieran discusiones ni se ha difundido comunicado de la comisión.

Si solo se tiene como objetivo la asistencia de la ANSES, como pareciera surgir de la reunión virtual informada por la CDCBSS, entendemos que existe el riesgo de que los fondos no sean aplicados directamente a la Caja sino que al ser derivados primero a la Provincia ésta los utilizará según sus prioridades; además de la inevitable exigencia de mayor armonización, entre cuyas características no debe perderse de vista que ese régimen tiene topes máximos de prestaciones. La Provincia debería cubrir el déficit, al margen de esa asistencia y el Aporte del Beneficiario debería desaparecer.

Nuestra entidad sigue pensando que si hubiera voluntad política, en un ámbito de diálogo transparente y abierto, se podrían encontrar soluciones definitivas, sustentables, que abarquen a todos. Aquellos que leen nuestros comunicados saben que la Gerencia General cuenta con las propuestas que oportunamente le remitimos, las que deberían haber sido puestas en conocimiento del Presidente del Banco. Estamos a disposición para cuando las autoridades lo dispongan a fin de discutir las premisas que hemos elaborado para un anteproyecto de ley que reemplace la 15.008, en un ámbito de representatividad y respeto mutuo a las diversas opiniones, sin censura.

Comisión de Defensa de la Caja y el Banco 22.07.19