La Corte dio la razón a los reclamos promovidos por nuestra entidad

La Caja está incrementando los haberes de afiliados que reclamaron por la ilegal falta de inclusión en ellos de las sumas no remunerativas, y deberá pagar considerables reajustes para cumplir con la ley.

Nuestra Asociación Civil con personería legal siempre reclamó (lamentablemente en soledad) por esa violación y promovió las presentaciones administrativas, que luego los beneficiarios en forma individual llevaron a la Justicia, la que y mediante decisión de su máximo tribunal provincial ha fallado a su favor.

Los numerosos jubilados que iniciaron hace más de 10 años causas contra la Caja hoy se ven reconocidos (aunque tardíamente) en forma definitiva. Hay que estar atentos y expectantes a que se conozcan nuevas decisiones favorables al respecto y a que la Caja cumpla con lo dispuesto, aunque ya tenemos ejemplos que lo estaría haciendo.

Este reclamo ahora reconocido legalmente, nunca fue acompañado por las gremiales y otras entidades de jubilados, y significa que tanto el Banco como la Caja nunca cumplieron con la ley, lo que no solo perjudicó a los beneficiarios, sino –como lo hemos dicho reiteradamente- también a los servicios sociales.

Es de singular importancia que se reflexione sobre el cumplimiento de la ley y que el  Banco no haga pagos no remunerativos más, aun con el consentimiento gremial y la falta de reclamo de las entidades cuyos asociados resultan afectados.

El caso paradigmático es la Mutual. Si bien entendemos que sus problemas actuales y desde hace tiempo se generan principalmente por los gastos derivados de un plantel de personal que ha crecido desproporcionadamente y para peor con haberes que no corresponden a la actividad de sanidad que desarrollan, también han mermado los ingresos por retenciones a los activos y contribuciones del Banco sin incluir una parte muy importante de las remuneraciones de los empleados.

Lamentablemente se viene corroborando la falta de solidaridad de las gremiales, porque por un lado los trabajadores aportan sobre su total de remuneraciones (blancas, grises y negras) a la Bancaria pero no lo hacen a los servicios sociales y son cómplices de que el Banco tampoco lo haga. Cuántos millones de pesos, desde hace muchos años, no ingresaron a la Mutual (y a las otras entidades del personal) sin que sus directivos digan nada y por el contrario irresponsablemente hayan acordado sueldos ajenos a la actividad y hayan incrementado discrecional y desmesuradamente (sin concursos) su plantilla de empleados; los que, agravando la situación hoy afectan con medidas de fuerza la atención de los afiliados, especialmente a jubilados y pensionados.

Mientras tanto los jubilados y pensionados aportan sobre el total de sus remuneraciones, no solo el aporte mensual (que también incluye a los incrementos que por primer mes no cobran) sino que también el adicional de “emergencia y transitorio” que también se liquida de esa manera.

Esperamos que hacia el futuro no se vuelva a convalidar esta práctica de pagar ilegalmente remuneraciones sin aportes.  Nuestros asociados y los beneficiarios en general saben quiénes se han doblegado y traicionado sus intereses por acción u omisión. Deseamos que eso no ocurra nuevamente, ahora que dejando de lado un posible fallo favorable de la Corte por inconstitucionalidad de la ley 15008 se está negociando no sabemos qué.

Otro fallo de la Corte en favor de lo que siempre reclamamos

Se refiere a pagos no remunerativos

Aparece un nuevo fallo sobre sumas sin aportes ni contribuciones que el Banco pagó a sus empleados activos y el directorio de la Caja no trasladó como aumento a los jubilados, y tampoco consideró en la determinación de los haberes iniciales de los que se jubilaron desde el 01/01/2010. Se trata de montos de incrementos de haberes establecidos en los acuerdos paritarios de 2010 y 2011, negados por la Caja en los meses de enero y febrero de 2010 y el primer trimestre de 2011. Ahora, tales pagos han sido reconocidos para el haber de un asociado de nuestra entidad y otros colegas, según una sentencia de la Corte Suprema ratificando un fallo favorable de la Cámara.

Hay que reparar en que la Caja ya había perjudicado a todos los que se jubilaron desde el 2003 hasta el 2008 porque no les liquidó correctamente su haber inicial y además calculaba en menos los incrementos. Nos cansamos de reclamar esto, pese a que en su directorio había mayoría de directores por los afiliados, cinco (tres activos y dos jubilados) sobre siete.

Pero a partir del 2009, con la ley 13364 modificada persistieron determinando mal (a la baja) los haberes iniciales y arrebatándonos parte de los aumentos, no tomando nunca las sumas abonadas a los activos, que a pesar de no tener aportes y contribuciones formaban parte de su remuneración según lo establecido por la citada ley, y lo ratificado ahora por la Corte. Lamentablemente, para ese despojo existió la complicidad de las gremiales, aceptando evadir y que evadiera el Banco, y los directores que representaban a los afiliados en la Caja, que no reclamaban. Las entidades de los Servicios Sociales tampoco lo hacían, pese a nuestros reiterados pedidos en ese sentido, resultando perjuicios significativos, especialmente a la Mutual.

La derogación de la ley 13364 modificada en enero del 2018 y la vigencia de la nefasta ley 15008, hicieron que la Caja continúe perjudicando a sus beneficiarios, ya que no solo no otorgó el incremento del 10% desde enero 2018 sino que también calculó en menos de lo que correspondía el haber inicial de todos los que se jubilaron desde ese mes, pues con su metodología seguramente no computó las sumas sin aportes. Obviamente, se siguieron reduciendo los ingresos para AMEBPBA, sin que su comisión directiva reclamara nada, aunque nunca recibieron los aportes y contribuciones por el TOTAL DE LAS REMUNERACIONES como marca la ley, mientras que por las paritarias bancarias la Mutual debe reconocer a su personal sumas no remunerativas por las cuales no recibe aportes de los activos ni contribuciones del Banco.

Lo importante de este fallo, y el anterior reciente que comunicamos, es que la Corte ratificó que TODA LA REMUNERACION, como marca la ley debe estar sujeta a aportes y contribuciones.

Desde enero de 2009 hasta la fecha hubo numerosos pagos por los que no se efectuaron los aportes y las contribuciones a la Caja ni a los Servicios Sociales, y hasta diciembre 2017 la Caja tampoco los consideró para incrementar nuestras prestaciones. Nuestra entidad hizo reclamos institucionales y muchos jubilados coincidieron haciendo los suyos en forma individual. Las otras entidades no nos acompañaron, y las gremiales convalidaron esa metodología, contraria a los derechos de los pasivos y lesiva para los ingresos de las entidades de los servicios sociales en las que participan en su conducción.

Ahora el perjuicio se traslada a la Caja, pues deberá proceder a ajustar muchas prestaciones y eventualmente pagar los reajustes que correspondan, no solo de anteriores jubilados y pensionados sino también de los nuevos. Debería hacerlo de oficio, para evitar una catarata de juicios y significativos honorarios profesionales, así como el riesgo de cuestionamiento de los deberes de los funcionarios públicos anteriores y actuales. Asimismo, cabe reflexionar sobre las consecuencias negativas de la irresponsabilidad y negligencia de aquellos que por años representaron a los activos y a los jubilados.

Por otra parte, sería oportuno que el Banco tomara nota de estos fallos y empiece a liquidar los aportes y contribuciones sobre el TOTAL DE LAS REMUNERACIONES. Si no lo hace, los afectados deberían reclamar lo que les corresponde, por sus propios ingresos y para evitar que ante desequilibrios económicos de la Mutual se recurra al facilismo de aumentar el aporte de los afiliados.

En el caso de que la Caja no remedie total o parcialmente los perjuicios ocasionados a sus beneficiarios, respecto a eventuales acciones judiciales a iniciar ahora consideramos que deben evaluarse según las circunstancias de cada uno, y por supuesto con el asesoramiento profesional de alguien de su confianza.

Entendemos, por ejemplo, que aquellos que se jubilaron a partir de enero 2018 deberían pedir copia de la determinación de su haber inicial y reclamar por todos los conceptos que no les incluyeron por falta de aportes y contribuciones. Los jubilados con anterioridad a esa fecha podrían reclamar por los incrementos no otorgados por la Caja pidiendo la actualización correspondiente de su haber al acumularse todos aquellos que corresponden y no se los otorgaron. Según hayan hecho en su momento reclamos fehacientes podrían pretender un reajuste desde entonces, aunque condicionados por la prescripciones propias del tiempo transcurrido, circunstancia que determinará el eventual abogado patrocinante.

Nuestra entidad desde hace más de una década facilita a los jubilados y pensionados los modelos de reclamos administrativos que entendimos correspondían según la legislación vigente. Siempre hicimos la salvedad de que eran necesarios, si la Caja no accedía al pedido como generalmente ocurrió, que posteriormente el afiliado individualmente encarara una acción judicial.

Muchos miles hicieron reclamos, pero no sabemos cuántos luego litigaron. Por lo visto, a algunos la justicia les dio la razón y fundamentalmente ha respaldado el accionar de nuestra entidad, que permanentemente reclamó y reclama por los pagos no remunerativos.

Fallo de la Corte Suprema a favor de lo que Grupo Siglo siempre reivindicó

Sobre los haberes de los activos sin aportes ni contribuciones

Desde la creación de nuestra entidad, hace casi 15 años, como parte de la defensa de los derechos e ingresos de los jubilados y pensionados permanentemente reclamamos por los pagos grises o en negro a los activos (“no remunerativos”, sin aportes y contribuciones) que generaron un perjuicio directo a las prestaciones de los beneficiarios de la Caja, y también a los Servicios Sociales.

Lo acertado de nuestro reclamo ha quedado determinado por un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, favoreciendo –en un juicio iniciado en el 2007- a varios asociados de nuestra entidad que, como otros colegas, adoptaron la decisión de reclamar sus derechos mediante demanda judicial, pues recurrentemente la administración de la Caja les negó ese derecho. Ahora la Caja deberá ajustar sus haberes por conceptos antes no tenidos en cuenta y asimismo deberá calcular y pagar el retroactivo correspondiente.

Cabe recordar que, por ejemplo, en el período 2008/2017 rigió la ley 13364 modificada, que establecía, como la actual 15008, que los aportes y contribuciones debían hacerse sobre el TOTAL de las remuneraciones.

Sobre este asunto también hay que recordar que durante el período antes señalado, participaban del Directorio de la Caja dos representantes de los empleados activos y dos por los pasivos, que tenían la obligación de defender los derechos e ingresos de jubilados y pensionados. Sin embargo, lamentablemente, los perjudicaron con su consentimiento y el ataque directo o indirecto a quienes reclamábamos en ese sentido.

Desde hace unos años hay una Comisión (que no integramos) que dice defender al Banco, la Caja y los servicios sociales; aunque en los hechos al único que indirectamente defiende es al Banco, que contribuye solo sobre una parte de las remuneraciones de los activos. Con su omisión a reclamar por los pagos “no remunerativos” no solo ha sido funcional a la disminución de los haberes de los jubilados y pensionados sino que también ha perjudicado significativamente a nuestra mutual AMEBPBA.  Esto, mientras a la Bancaria se aporta por todo.

El fallo objeto de este informe nos dio la razón en la lucha para que se cumpliera la ley y se aportara y contribuyera sobre la totalidad de ingresos del personal activo. Esto implica que en su momento el haber inicial de los jubilados y luego sus posteriores prestaciones deberían haberse calculado teniendo en cuenta la adición de esas remuneraciones.

Lo anterior debería servir para que aquellos que negaron reiteradamente nuestro reclamo reflexionen. También sería importante que la Caja, tomando en cuenta los innumerables reclamos individuales efectuados, proceda a ajustar las prestaciones de todos aquellos que se vieron afectados por el no cumplimiento de las leyes que rigieron a la misma. Asimismo, y siempre pensando en privilegiar los derechos de los beneficiarios de la Caja, conservamos la esperanza de que también se incorporen a la lucha contra el Aporte del Beneficiario, y apoyen nuestra postura permanente en contra del mismo.

Paritarias bancarias 2016 y 2017

La Asociación Bancaria ha firmado un acuerdo de compensación de las paritarias 2016 y un preacuerdo sobre las del año 2017 que una vez más perjudican a nuestra Caja de Jubilaciones y a los Servicios Sociales. Para un análisis final debería esperarse que queden firmes los acuerdos en general y en particular la circular del Banco comunicándolos  a los Activos..

Consignamos sus principales puntos:

1) Suma resarcitoria no remunerativa (eufemismo de sin aportes) por el año 2016 que promedia $ 10.000, a pagarse antes del 31/12/16.

2) A partir de enero se incrementaría 4% el básico de convenio y todas las remuneraciones, más prorrateo de la suma en negro mensual por participación en las ganancias, cuya base se incrementa en igual porcentaje.

3) Compensación remunerativa promedio de $ 7.315 a pagarse a los activos el 05 de enero. Según los antecedentes, los representantes gremiales en el Directorio de la Caja siempre han negado trasladar estas sumas -que habitualmente todos los años se pagan- a los beneficiarios de la Caja, incumpliendo la ley vigente.

4) Anticipo mensual para enero, febrero, marzo y abril 2017 de $ 2.000 más un 10% de todas las remuneraciones, con un mínimo a cobrarse de $ 4.130.-

5) En la segunda quincena de marzo se reanudarán las negociaciones paritarias 2017, que teniendo en cuenta el punto anterior solo tendrán efecto a partir de mayo o junio según cuando se cierre el acuerdo definitivo.

Cabe recordar que con motivo del Día del Bancario los activos han cobrado un promedio de $ 22.000 “no remunerativos”, pago habitual que solo hasta ahora el Grupo Siglo ha planteado reiteradamente que debe extenderse a los jubilados y pensionados, como indica la ley.

Por otra parte, no debemos olvidarnos que a fin de año los activos cobran la gratificación habitual de esa fecha, por lo que suponemos que –si en este ejercicio se concreta- su monto pronto se conocerá, tratándose de otro concepto que sistemáticamente los citados directores de la Caja nunca han trasladado a los beneficiarios, incumpliendo también en este caso la ley.

La reciente creada Comisión de Defensa de la Caja tiene una oportunidad única para lograr el cambio de la posición recurrente del directorio de la Caja que nos está perjudicando. Se trata simplemente de aplicar la ley vigente íntegramente y, como corresponde, se exija al Banco que haga los aportes y contribuciones sobre el total de las remuneraciones, trasladando a los jubilados y pensionados todos los incrementos, blancos, grises (ítems aun no incorporados al básico) o negros. Los activos en general aportan sobre todas las remuneraciones a la Bancaria.

Lo que nos preocupa es que algunos que integran la Comisión de Defensa reiteradamente operan contra los ingresos de los beneficiarios, en especial aquellos que tienen que representarlos en el Directorio de la Caja o los otros que representan a los activos y que, con su voto, siempre deciden en contra de los pasivos, perjudicando a la Caja y a los Servicios Sociales que se quieren defender.

Aniversario del Banco 2016

 SIN AGRADECIMIENTO NI FESTEJO PARA LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS

EL BANCO HA CUMPLIDO 194 AÑOS EL 06 DE SEPTIEMBRE Y LO HA FESTEJADO CON SUS EMPLEADOS SIN ACORDARSE PARA NADA DE AQUELLOS QUE CONTRIBUYERON A QUE SE HICIERA GRANDE Y EN MUCHOS CASOS A SU MANTENIMIENTO EN ÉPOCAS DIFICILES

COMO ES HABITUAL TODOS LOS AÑOS, SE LES OTORGÓ A LOS ACTIVOS UNA SUMA DINERARIA, UN INGRESO CON EL QUE DESDE HACE TIEMPO CUENTAN HABITUALMENTE EN SETIEMBRE YA QUE ES INADMISIBLE QUE EL BANCO DEJE DE PAGARLO, PORQUE ESTÁ INCORPORADO A LAS REMUNERACIONES. EN  ESTA OPORTUNIDAD ES DE $ 2190.- (PESOS DOS MIL CIENTO NOVENTA), EQUIVALENTE A INCREMENTAR LA SUMA OTORGADA EL AÑO PASADO CON EL PORCENTAJE DE AUMENTO PARITARIO EN BLANCO QUE RECIBIERON LOS EMPLEADOS EN ACTIVIDAD.

PROBABLEMENTE, COMO OCURRIÓ EN AÑOS ANTERIORES, ESTE INGRESO DE LOS ACTIVOS NI SIQUIERA SERÁ TRATADO POR EL DIRECTORIO DE LA CAJA PARA EXTENDERLO A LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS. CABE RECORDAR QUE EN ESE ÓRGANO HAY CUATRO INTEGRANTES QUE REPRESENTAN A LOS ACTIVOS Y PASIVOS, POR LO CUAL ANTE AUSENCIA DE REPRESENTANTES DE LA PROVINCIA TIENEN LA MAYORÍA PARA DECIDIR SOBRE EL TEMA.

ES FUNDAMENTAL TENER EN CUENTA QUE, A PESAR DE TRATARSE DE UNA SUMA SOBRE LA QUE (ILEGALMENTE) NO SE HACEN APORTES Y CONTRIBUCIONES, LA LEY 13364 MODIFICADA POR LA LEY 13873 DETERMINA QUE TODA REMUNERACION DEBE SER CONSIDERADA PARA LAS PRESTACIONES PREVISIONALES.

LOS REPRESENTANTES GREMIALES DE LOS ACTIVOS ESTÁN RECLAMANDO A LAS AUTORIDADES DEL BANCO “RESPETO COMO TRABAJADORES Y (POR SER EL) CORAZÓN DE LA INSTITUCIÓN”. PUES BIEN, SOBRE LA BASE DE ESA JUSTA AFIRMACIÓN LES RECORDAMOS A ELLOS, AL BANCO Y A LA CAJA DE JUBILACIONES QUE LOS JUBILADOS CONSTRUYERON Y SOSTUVIERON DURANTE SERIAS CRISIS EL BANCO EN EL QUE HOY ESTÁN TRABAJANDO; DE MODO QUE TAMBIÉN MERECEN TAL RESPETO; Y NO COMO UNA CONCESIÓN GRACIOSA SINO PORQUE LA LEY LO ESTABLECE.

SEGURAMENTE MUCHOS JUBILADOS SIENTEN CADA ANIVERSARIO COMO PROPIO YA QUE HAN PASADO MUCHOS AÑOS DE SU VIDA EN LA INSTITUCIÓN, Y POR ELLO RECLAMAMOS NO DEFRAUDAR ESE SENTIMIENTO, HACIÉNDOLOS PARTÍCIPES DE ESTE RECONOCIMIENTO MONETARIO, DESTACANDO QUE MILES DE ELLOS NI SIQUIERAN RECIBIERON LA MEDALLA DE ORO; QUE POR NUESTRA LUCHA A PARTIR DEL 2008 SE LES SIGUIÓ ENTREGANDO A QUIENES ACCEDEN AL BENEFICIO JUBILATORIO.

Lo que en 2016 no nos paga la Caja y los descuentos que nos hace

Con el objeto de dar respuesta a consultas que formulan nuestros socios, hemos accedido a un escalafón extraoficial actualizado al 01/01/2016 que incluye el aumento paritario, del que se extraen las remuneraciones mensuales básicas que percibe el personal en actividad del Banco. Tomamos como ejemplo los siguientes casos:

Categoría

Total de haberes c/aportes con Incentivado y sin adicionales

Gerente Departamental

$ 138.929,11

Subgerente Departamental de 3ra.

$  95.503,39

Jefe Principal de Departamento de 3ra.

$  82.853,36

Jefe de Departamento de3ra.

$  69.500,13

Jefe de División de 3ra

$ 48.886,99

Tesorero con 10 años o más

$  59.300,71

Jefe de Área con 15 años o más

$  53.237,04

Jefe de Sección

$  44.139,91

Auxiliar con 29 años o más

$  47.579,41

Procediendo a calcular el 82% del monto correspondiente a la categoría de jubilación, es posible determinar el haber previsional que establece la ley 13.364/13.873, que es el que cada beneficiario debiera percibir.

Adicionalmente, a esa cantidad se debe sumar en la parte proporcional a un mes el 82% de los siguientes conceptos, que también legalmente debería percibir:

  • Los cuantiosos pagos que son remuneraciones arbitrariamente denominadas “no remunerativas” por festejos de distintas fechas que cobran los activos durante el año, cuyo blanqueo los favorecería cuando les liquiden su haber jubilatorio. En este rubro, en 2016 cabe incluir el Día del Bancario ($ 21.000.- promedio); el Aniversario del Banco (posiblemente $ 2.200.- o más) y la suma que, como es habitual, se abonará a fin de año; la que en promedio no sería inferior a $ 7.000.-
  • Los pagos acordados en paritarias que habitualmente se hacen bajo el concepto de “recomposición de los haberes del año anterior”. Pueden ser sin aportes y contribuciones o con ellos, como ocurrió este año con los controvertidos $ 5.500.-
  • Persisten los pagos mensuales por participación en las ganancias de los Bancos, consistentes en cuotas mensuales que van desde un mínimo de $ 975,33 hasta un máximo $ 3.169,83 dependiendo de cuatro tramos del escalafón. En el Provincia entendemos que el promedio es de aproximadamente $ 2.700.-
  • Hay otro concepto que la Caja descuenta de nuestros haberes, disminuyéndolos, como es el ilegal 0,82% mensual del aporte a cargo del jubilado.

Asimismo, existen temas que nos perjudican y que merecen un replanteo, como son:

  • El 2,044% de aporte mensual excepcional a la Mutual, que ya cumplió con el objetivo por el cual se creó. Esto es responsabilidad de la Comisión de Servicios Sociales; que no tiene representantes de jubilados y no funciona.
  • Los aumentos abusivos e imprudentes de órdenes de atención, copagos y medicamentos, teniendo en cuenta la subsistencia del aporte anterior y la falta de reclamo de la Mutual al Banco de sus aportes faltantes, provenientes de los pagos no remunerativos que debe blanquear. Esto es responsabilidad de AMEBPBA.
  • El aumento desmesurado del costo de la póliza Nº 91, responsabilidad de Provincia Seguros S.A.

También se debe tener en cuenta entre los factores que disminuyen nuestras prestaciones lo siguiente:

  • La no incorporación al básico de convenio de códigos que el Banco paga por fuera (a enero de 2016 $ 2.700.-, aproximadamente), multiplicados por coeficiente.
  • Aumentos desconsiderados para sus jubilados de las comisiones del Banco.
  • Existen desde hace más de diez años prestaciones iniciales erróneamente calculadas por la Caja, no habiéndose atendido los reclamos sobre las mismas.

La suma de los conceptos dará la prestación total legal para la que aportamos enormemente durante toda una vida de trabajo. Si compararámos esta cifra con la que consta en nuestro recibo de haberes comprobaremos que la diferencia en contra del beneficiario es ostensible.

El impuesto a las ganancias (en general 35%) y el aporte a cargo del jubilado (10%) están establecidos por ley, aunque influyen sobremanera en la merma del monto de las prestaciones. Pero salvo estos dos últimos, los demás conceptos dependen de la decisión de los directores del Banco y de la Caja para cumplir con la ley que los rige y de los directivos de la Mutual y de Provincia Seguros S.A.

En las tres últimas instituciones, los Cuerpos de decisión están integrados por afiliados –algunos jubilados- que no pueden desconocer la problemática planteada y que, además de por ellos mismos, cuanto menos por la responsabilidad moral que les compete debieran bregar para que las personas que dirigen las instituciones cumplan las normas legales, que no es otra cosa lo que se solicita permanentemente.

Estimados colegas: es necesario que nos mantengamos informados y movilizados, conscientes de cuáles son nuestros derechos vulnerados a fin de defenderlos. Lo peor que podemos hacer es caer en una actitud indolente de conformismo o de resignación.

Carta Abierta a los compañeros activos integrantes de la Lista 20

Deseamos hacerles llegar nuestras felicitaciones por el categórico triunfo obtenido el 12/07/16 en las elecciones internas de integrantes de la C.G.I de la Seccional Buenos Aires. Sin duda el resultado se debe al reconocimiento de los compañeros activos a la gestión que Uds. vienen llevando a cabo desde hace años.

También nuestra entidad desarrolla una lucha que, a diferencia de lo que algunos puedan creer, no solo está dirigida al reconocimiento de los derechos de los jubilados y pensionados de la Caja de Jubilaciones del Bapro, sino que también favorece a los empleados activos, al propender a la mejoría de varios aspectos de su situación actual y, sobre todo, a recuperar la plenitud de derechos que les corresponderán al retirarse; fundamentalmente que cuenten con ingresos dignos, razonables, adecuados a los que percibieron siendo activos.

Como ejemplo podemos mencionar nuestro reclamo por algunos aspectos de los acuerdos paritarios, que reiteradamente están incluyendo cifras «no remunerativas» que no hacen más que favorecer al empleador para que no pague aportes y contribuciones y perjudica directamente a los jubilados y a los activos, en este último caso por disminuir sus ingresos en el cálculo del aguinaldo, horas extra, vacaciones e incentivado; sin mencionar el daño que causan a la Asociación Mutualista y demás Servicios Sociales.

Además, el Banco hace algunos pagos con aportes y contribuciones que la Caja de Jubilaciones no traslada a sus beneficiarios apoyándose en argumentos endebles claramente contradictorios con la ley vigente y la jurisprudencia. Este problema, si no se remueve lo antes posible, también afectará paulatinamente a los empleados activos a medida que vayan retirándose.

Otro tema común a activos y retirados es el de los códigos de haberes que no se incorporan a los básicos de convenio. La enorme demora en que está incurriendo el Banco ante la actitud a nuestro entender indulgente de las CGI, implica una importante licuación de los montos en juego, cuyo valor adquisitivo cuando se incorporen será mucho más bajo que el que originalmente tenían, como ya ocurrió en el pasado y nosotros hemos padecido.

Estos y muchos otros objetivos por los que lucha nuestra entidad coinciden con los de ustedes, especialmente porque se trata de defender los intereses y derechos de todos los compañeros jubilados y también de los activos, en su condición actual y de futuros jubilados.

Respecto a los perjuicios derivados de los acuerdos paritarios, creemos oportuno destacar que son refrendados por representantes gremiales afines a las Comisiones Gremiales Internas del Interior. Estos gremialistas coinciden políticamente con quienes hoy dirigen UPJ, y los representantes de ambos en el directorio de la Caja sistemáticamente votaron en sintonía con la anterior política del Banco y la Provincia de Bs. As., en contra de los intereses de los jubilados y pensionados que su función debiera mantener y proteger; contrariando lo que establece la ley.

Nuestra insistencia con el asunto de los pagos «no remunerativos» o «remunerativos por única vez» no es un capricho de Grupo Siglo, sino que se sustenta, como lo hemos comunicado hasta el hartazgo, en el texto y el espíritu de la ley 13364/13873 (que involucra a todos los afiliados del Banco, activos y pasivos) y en la abundante jurisprudencia existente, incluidas las Cortes Supremas provincial y nacional.

Sabemos, sobre la base de nuestra experiencia de cuando trabajábamos en el Banco, que los empleados tienen débil conciencia sobre su futuro como jubilados y de ahí su desinterés por la Caja de Jubilaciones. Pero ese error es inadmisible en los integrantes de una Comisión Gremial Interna, cuya vocación gremial y política los obliga a interiorizarse y bregar por el bienestar de sus representados, en todos sus frentes actuales y en el ámbito previsional, porque se trata de las mismas personas en todos los casos, y compañeros en una larga etapa de sus vidas.

Nuestra esperanza es que en la etapa que ahora inician tenga un fuerte protagonismo la problemática de la Caja de Jubilaciones. Y esto incluye el estrecho seguimiento a la gestión que desempeñan los representantes de los activos en el directorio de la misma, reaccionando cuando estos atenten contra los intereses de los afiliados, con la honestidad, decisión y coraje que vuestras acciones han demostrado históricamente, por más que con aquellos gremialistas existan coincidencias coyunturales sobre otros temas.

Inexorablemente, los activos del Banco serán beneficiarios de su Caja de Jubilaciones y por eso instamos a Uds. a concientizar sobre lo que ocurre con el sistema previsional que es de todos, y a incorporar un mayor protagonismo de los activos en los reclamos por el integral cumplimiento de la ley vigente por parte del Banco y de la Caja, que conlleva a obtener la retribución legislada para los beneficiarios presentes y futuros. Será en defensa propia.

En tal convicción, esperamos colaborar mutuamente mediante el diálogo y el acuerdo tendiente al bienestar de los actuales trabajadores del Banco y de los que lo han sido.

Con nuestros mejores deseos para la gestión que inician, les saludamos fraternalmente.

(La publicación de esta Carta Abierta fue decidida en la reunión de Comisión Directiva de Grupo Siglo del 27/07/2016)

 

Respecto a lo informado por los directores por los jubilados en la Caja

Visto el informe de los directores por los jubilados en el que desde su punto de vista explican la forma en que se deberá efectuar el pago correspondiente al reciente acuerdo paritario, son necesarias las siguientes aclaraciones:

1) La solicitud que transcriben textualmente, criticándola por irrealizable, surgió de una agrupación virtual de jubilados que no es Grupo Siglo.

2) Nuestra entidad, en su comunicado del 22/04/16, expresó que esperaba que los directores estuvieran haciendo gestiones para que el incremento pudiera ser percibido por los jubilados y pensionados con sus haberes de abril, el 04/05/16. Lo hacíamos sobre la base de una posibilidad mencionada en el párrafo anterior del mismo comunicado en cuanto a que el Banco pagara el aumento y ajuste retroactivo a sus empleados con sus haberes de abril el 29/04/16, lo que no ocurrió.

3) Con respecto a la imposibilidad declarada por los directores de otorgar un ajuste a los beneficiarios el 04/05/16, caben las siguientes consideraciones:

Desde el 02/05 la Caja cuenta con los aportes correspondientes a los sueldos de los activos pagados el 29/04. Además, tiene apropiado el monto derivado de los $ 5.500.- de enero, que no fue trasladado a los beneficiarios. Adicionalmente, los activos cobraron el ajuste retroactivo el 04/05 por lo que el 06/05 la Caja debería estar recibiendo los aportes derivados de ese pago.

Sobre la base de lo anterior y lo manifestado por los directores en cuanto al pedido de fondos al Ministerio de Economía, entendemos que si hubiera existido la voluntad de solucionar cuanto antes la acuciante situación de deterioro de nuestros haberes previsionales, bien se podría haber solicitado una cifra estimada para la recomposición de las prestaciones, por ejemplo del 25 o 30%, que hubiera sido a cuenta del ajuste definitivo una vez que el Banco informara el coeficiente de práctica. En cuanto al escalafón, es lógico que a la fecha el Banco ya cuente con el mismo actualizado con el 33% de incremento, con lo que su traslado a la Caja debería ser inmediato. De esa manera, los jubilados y pensionados podrían haber cobrado un aumento razonable con sus haberes de abril.

4) Es falaz, y los directores lo saben, que los beneficiarios hemos recibido en los últimos años mayores aumentos que los activos. Se están refiriendo, engañosamente, solo a una parte de las remuneraciones de los empleados del Banco: la porción sobre la que se hacen aportes (mal denominada “remunerativa”). Están ignorando lo que establece la ley 13364/13873 en cuanto a que la totalidad de los pagos deben ser tomados (sean en blanco, gris o negro) porque constituyen la remuneración del trabajador, y esto incluye a las cuantiosas cifras que, perversamente, los acuerdos paritarios designan “no remunerativas”. Sumado a esto también se netea de la llamada “masa salarial” a ciertos montos con aportes y contribuciones (como los $ 5.500.- de enero/16 y los $ 3.000.- de enero/15) que no nos pagan a los jubilados y tampoco se consideran en el cálculo del coeficiente al que se refieren los directores.

Y afirmamos que los directores lo saben, porque según comunicaron oportunamente, ellos votaron en el seno del directorio para que los $ 5.500.- en cuestión fueran incorporados a los haberes previsionales. Es contradictorio, entonces, que ahora no tengan en cuenta esa cifra y otras de las mismas características, ignorada en los coeficientes que el Banco suministra a la Caja.

5) Acerca del plazo de 60 días que indica la ley cabe destacar que el reajuste es desde el 1º de enero/16, de modo que no resiste el menor análisis la eventual demora en el pago, en especial teniendo en cuenta la emergencia en la que nos encontramos, con haberes congelados desde principios de 2015 y padeciendo un incremento del costo de vida de enorme magnitud.

Al respecto, informamos que Grupo Siglo ha realizado gestiones para que el aumento sea pagado a los beneficiarios antes del fin del corriente mes.

6) En cuanto a las consideraciones sobre la magnitud del déficit de la Provincia y su deuda con el Banco, que deriva de la gestión económica de la administración que gobernó hasta diciembre/2015, esperamos que los directores no estén sugiriendo a los beneficiarios que por ese motivo no reclamen lo que les corresponde, ya que no es nuestra responsabilidad si el estado provincial no quiere o no puede cumplir con lo que establecen las leyes.

Y sobre este tema, observamos que por fin los directores reconocen (después de años de ocultamiento) lo que Grupo Siglo viene informando desde 2010: que la Provincia no suministra los fondos a su cargo según establece la ley, y lo hace el Banco, tal se ha difundido públicamente desde las máximas instancias políticas.

Finalmente, lamentamos que los directores que pertenecen a la Unión Jubilados y al Circulo de Jubilados y que ni siquiera han respondido a la solicitud de nuestra entidad y la Asamblea Permanente para mantener una reunión con ellos para intercambiar información y opiniones sobre el sistema previsional que nos involucra a todos, se dirijan a los colegas adjetivando a quienes los criticamos como malintencionados.

Sería mejor que, dadas las responsabilidades que hoy tienen, sobre la base de la realidad que exponemos, informen a los beneficiarios cuáles son las “críticas sin fundamento basadas en meras suposiciones, deseos de cumplimiento imposible, falsedades y descalificaciones”.

Lo que nosotros afirmamos es que en un estado de derecho no es imposible cumplir la ley vigente, y menos defender sin claudicaciones la totalidad de sus artículos en el seno del directorio de la Caja de Jubilaciones.