Se confirma que estamos en la senda correcta

Los beneficiarios de la Caja de Jubilaciones a través de los medios asistimos, con motivo de las elecciones nacionales y provinciales, a una opinión generalizada que Grupo Siglo anticipó formalmente en abril de 2014, cuando se presentó al Directorio de la Caja un proyecto y un modelo de boleta solicitando que se implemente en sus elecciones para representantes en el mismo: el sistema de boleta única por lista completa, lo que no ocurrió y ni siquiera tuvo respuesta.

Efectivamente, el arco político en múltiples expresiones ha manifestado la necesidad de derogar el actual método de emisión del voto, calificándolo de arcaico, obsoleto y retrógrado –entre otros epítetos-, carísimo e incontrolable y adoptar otro que garantice la transparencia del acto electoral, que sea  menos oneroso y que brinde mayor seguridad y agilidad para los votantes.

Algunos políticos proponen implementar la boleta electrónica, ya probada en varios lugares pero que también adolece de detractores, y otros se inclinan decididamente por la utilización del régimen de boleta única impresa en papel, que carece de objeciones.

Este último es el que cuenta con nuestra adhesión para aplicarlo en la Caja por adaptarse al volumen y a la dispersión geográfica de los emisores y de las mesas, además de su menor erogación para la Caja, su mayor transparencia, la imposibilidad de “faltantes”, su menor requerimiento de esfuerzos administrativos, la menor exposición de los votantes a presiones y su facilitación en las operaciones de los escrutinios provisorios y definitivos; aunque en la realidad las Juntas Escrutadoras con la aprobación del Directorio, como en los provisorios gana el oficialismo, los escrutinios  definitivos –pese a ser obligatorios y los únicos legales- no los realizan … por las dudas.

Los integrantes de la Junta Escrutadora (o Electoral) designados por el Directorio que actuaron en las elecciones del 3-7-15 fueron PRESIDENTE: DÍAZ, Alejandro Pablo (Af: 29.462/4). SECRETARIO: FONTANET, Fernando (Af: 22.359/0). VOCALES TITULARES: CAHUEPE, Adrian (Af: 22.259/3); MATHEU, Gustavo Alberto (Af: 26.275/7); TARULLI, Alberto José (Af: 7.420/9). VOCALES SUPLENTES: MORANO, Claudio (Af: 23.228/9); SUS, Ricardo Alberto (Af. 22.922/9); RODOGNO, Osvaldo Alfredo (Af: 22.360/3); BASICH, Daniel Emilio (Af: 31.834/5).

En el mismo escrito que se presentó el proyecto y el modelo de boleta única, Grupo Siglo solicitó al Directorio que designe miembro de la Junta Escrutadora a representantes de las entidades opositoras que participarían en el comicio mencionado; el resultado ya lo conocen.

Los beneficios que ofrece la utilización del sistema de boleta única por lista completa son tan evidentes que la opinión en contrario carece de sustento

Así las cosas, nadie atiende a los reclamos y Unión Jubilados se encarga de informar prestamente su triunfo en base al escrutinio provisorio de las actas y fuera de ellas. Que, junto con las fechas de pago de las prestaciones –ya establecidas- nada más informa de interés previsional ni apoya (al contrario) propuestas de otras entidades en tal sentido, dado que propias no se le autorizan desde hace años. ¿Qué pasa con los $ 3.000, cuyo pago continuaría gestionando? ¿Sus socios la defraudan? ¿O fue un bluff más para apuntalar la campaña pre electoral? Y el juicio que inició para eximir a todos sus socios del Impuesto a las Ganancias, ¿también?

Por esto nos tildan de confrontativos, porque pensamos y actuamos al compás de ideas actualizadas incluso en el resto del mundo, donde el mecanismo aquí vigente de votación consistente en una boleta por cada partido (o lista) resulta intolerable y superado.

Así como el Directorio montó complicados y costosos operativos para sacar de su sede y de las sucursales la entrega de los recibos de haberes y la firma de los certificados de supervivencia, con la falsa excusa de favorecer a los beneficiarios cuando en realidad fue para evitar que éstos tuvieran oportunidades de encontrarse y tratar la problemática previsional, mucho más simple y económico es implementar el sistema de boleta única por lista completa que constituye un real beneficio para todos los afectados. Es evidente que a los directores no les interesó modernizar el sistema, otorgándole seguridad, ahorro y transparencia, reemplazando las perimidas boletas vigentes; tiempo tuvieron, de sobra.

Hasta en Internet hay varias colectas de firmas exigiendo el cambio del régimen de votación vigente en el orden nacional y provincial.

Tengan la seguridad los colegas que insistiremos sobre el tema ante los directores de la Caja y, en tal oportunidad, les avisaremos. En tanto, resultará muy útil que se concienticen que de los beneficiarios depende participar de medidas y presentar reclamos con respecto a los incumplimientos e iniquidades de quienes ocupan cargos en el Directorio justamente para procurar lo contrario, y el resultado que se obtenga.

Respecto a lo que comunicó Unión Jubilados sobre las reflexiones de la lista Celeste después de las elecciones en la Caja de Jubilaciones

Teníamos la esperanza de que al inicio de una nueva etapa en la gestión en el directorio de la Caja, Unión Jubilados en sus manifestaciones se apegara a la verdad, respetando la realidad de la situación del sistema previsional sin distorsionarla con chicanas o mensajes equívocos hacia los jubilados y pensionados.

Pero su comunicado del 21/07/15 no cumple tal condición. Veamos por qué:

  • Está bien clara la existencia de un oficialismo: basta con que los beneficiarios den un vistazo a la historia e intenten encontrar aunque sea una medida previsional propuesta y/o aprobada por el Directorio que beneficie a los jubilados y cuántas se concretaron a favor del oficialismo (Provincia, Banco, directorio de la Caja) que los perjudicó, porque como expresáramos en nuestras “Reflexiones …”, en la actualidad desgraciadamente están contrapuestos los intereses del Estado con los de los beneficiarios.

Basta sólo mencionar las perjudiciales modificaciones a las leyes, que se podrían sintetizar en la pérdida de 60% de la Sección Seguros; el no pago por el usufructo de la marca durante años; la quintuplicación del aporte a cargo del beneficiario de 2% al 10%; la entrega de la mayoría en el Directorio y la autonomía de la Caja; el abuso de presión que se ejerce para que los jubilados paguen “deudas” originadas en órdenes judiciales de no aportar (algunas cobradas compulsivamente); y la instalación de las diferencias prestacionales para una misma categoría, instituyéndose un “escalafón previsional” propio en función a lo que se decide pagar a cada uno, al margen de la ley vigente que es para todos (art. 3).

La solicitud de asociación a Unión Jubilados está en todos lados: en el Banco, en la Caja, en las revistas que reciben todos los jubilados, ¿será esto el oficialismo en campaña? o ¿la campaña del oficialismo?

La funcionalidad de la Unión Jubilados con ese oficialismo se manifiesta por acción u omisión en la no defensa de la aplicación integral de la ley vigente, la falta de inmediación de los directores con los afiliados, la falta de solidaridad con los legítimos reclamos escritos y de acción de beneficiarios y el boicot contra los actos de protesta que encararon otras entidades. Lo que llaman “mantener relación de diálogo” en realidad es evitar reclamar con firmeza y resignar derechos e ingresos de sus representados. Con su política han propendido a discriminar a los beneficiarios convirtiéndolos en jubilados de primera, de segunda, de tercera, dada la diferencia entre sus haberes a igualdad de categoría escalafonaria cuando se retiraron.

  • Consideran beneficioso nuestro sistema, pero ¿cuánto menos beneficioso es frente a las condiciones que tenía la ley 5.678? Y si se trata de comparar con otros regímenes previsionales debe tenerse en cuenta la excepcionalidad que implican los cuantiosos aportes que han efectuado los activos del Banco Provincia y los que continuamos haciendo los jubilados del Banco, reintegrando a la Caja una de cada diez prestaciones previsionales.
  • Lo que denominan “alguna falencia que se pueda observar” en nuestro sistema previsional en realidad es una larga serie de violaciones de la ley vigente, conculcando derechos e ingresos de los beneficiarios.
  • Les pedimos que no tergiversen lo que hemos manifestado. Nunca dijimos que la Caja no cumplía con las sentencias firmes. Lo que sí afirmamos y es comprobable por todos, es que la Caja ni siquiera responde los reclamos administrativos, que induce a judicializar las controversias y que apela las sentencias que se dictan ajustadas a las jurisprudencias sentadas por las Cortes nacional y provincial, sabiendo que no le asiste la razón. Lo hace para ganar tiempo, a costa de la vida de los jubilados afectados.
  • Con respecto al traslado de electores no hemos mentido. En muchos lugares se timbreó en los domicilios y trasladó a los electores. Y lo observamos en anteriores elecciones también. Pero no hemos criticado ese accionar más allá de comparar la desigual disposición de recursos financieros con la lista celeste. Lo que sí condenamos firmemente es lo que hemos denominado prácticas clientelísticas, que condicionan a jubilados.
  • Son saludables los beneficios que se brindan a sus socios pero omiten reconocer su utilización con fines electorales. ¡Qué casualidad que la revista propia para los socios se ensobre junto a la de la Mutual que se envía a todos los beneficiarios! Sólo hay causalidades.
  • En cuanto a los resultados en algunas sucursales que nos generaron sospechas, tenemos identificadas puntualmente muchas mesas cuyos cómputos merecen ser esclarecidos. Ahora UJ se queja por el mismo inconveniente en donde ellos carecieron de fiscales. ¿No se habrían despejado completamente todas las dudas si la Junta Escrutadora hubiera realizado el escrutinio definitivo, como correspondía y solicitaron nuestros apoderados?
  • Resulta una incongruencia y una inexactitud declarar que UJ no participó en la elección de la Junta Electoral: sus cuatro socios que están en la Caja y funcionan bajo sus instrucciones (como fue reconocido con motivo de los $ 3.000 “que están pendientes de resolución”) ¿a qué Directorio pertenecen? Y los miembros de la Junta Escrutadora ¿socios de qué entidad son?
  • Les pedimos que eviten modificar la metodología de la emisión del voto por alguna menos democrática. Podrían dirigir sus esfuerzos para implantar la transparencia en el acto eleccionario que brinda la Boleta Única por lista completa, que Grupo Siglo propuso al Directorio el 08/04/14 y no mereció la mínima mención por parte de los representantes de UJ.

Esperamos que luego de asumir los representantes de los pasivos en el Directorio adopten el hábito de comunicar lo que se trate y resuelva en ese Cuerpo; habilitando correos electrónicos institucionales y a sus nombres, como se comprometieron hace dos años.

Una condición para contar con credibilidad es apegarse a la verdad, aunque resulte incómoda, y dirigirse a los representados con franqueza, sin ocultamientos ni tergiversaciones. Sería la única forma de contar con autoridad para llevar adelante el diálogo que todos esperamos.

Sirvan estas consideraciones como nuestra colaboración a los elegidos de Unión Jubilados para proponer por dónde debieran encaminar su gestión.

Grupo Siglo y Asamblea Permanente, entidades que apoyaron a la lista Celeste.

Reflexiones después del acto eleccionario para representantes de los pasivos en la Caja de Jubilaciones

Teniendo a la vista el resultado de las últimas elecciones, nos parece necesario brindar a los jubilados y pensionados las conclusiones a las que quienes apoyamos a la lista Celeste hemos arribado después de la experiencia, tanto acerca de la situación actual del sistema previsional, como del proceso eleccionario en sí y, finalmente, respecto a la disímil actitud de involucramiento que evidencia el colectivo de los jubilados y pensionados del Bapro en cuanto a su responsabilidad en el funcionamiento y destino de la Caja de Jubilaciones.

La situación de nuestro sistema previsional.

Está claro que existe un oficialismo muy fuerte encarnado por la Unión Jubilados, tanto por su disponibilidad económica como por sus estrechos lazos con las autoridades de turno en el Banco, la Provincia y el aparato que representan hoy las Comisiones Gremiales Internas del Interior, UPJ y varias entidades de los servicios sociales. Este oficialismo está instalado en la Caja desde hace muchos años y la historia enseña que es funcional a las políticas que las autoridades del Banco y la Provincia fijaron en cada momento.

Como en definitiva todo se reduce a la escasez de recursos económicos que afecta al Estado, en el marco del déficit de nuestro sistema previsional esas políticas consisten, recurrentemente, en tratar de pagar lo menos posible a los beneficiarios. Todas las decisiones del Banco y la Caja tienen ese sentido, lo que queda en evidencia con la forzada y maliciosa interpretación de varios artículos de la ley 13364/13873, claramente contradictoria con la abundante jurisprudencia producida por las cortes supremas provincial y nacional.

Las autoridades de la Caja no dan respuesta a reclamos administrativos. Conociendo la legitimidad y legalidad de lo que se le reclama, inducen (inclusive desde su máximo nivel jerárquico) a judicializar los conflictos. Especulan con el transcurso del tiempo a sabiendas de la ineficiencia y lentitud del sistema judicial, lo que deriva tanto en el conveniente traslado a futuras administraciones de los eventuales cargos originados en sentencias firmes, como en la paulatina debilitación de la voluntad de los jubilados y pensionados propia de su corto horizonte de vida. Es doloroso manifestarlo tan crudamente, pero es la realidad que experimentamos día a día. Se trata de una actitud inmoral, francamente reñida con la ética y los principios humanistas.

Al amparo del discurso de que la ley garantiza las prestaciones y se está cobrando normalmente, de hecho se viola buena parte de esa ley quitando a sus beneficiarios ingresos que les corresponden.

El proceso eleccionario.

Es conocida nuestra posición sobre este tema porque en sucesivos comunicados la expresamos, de modo que no nos extenderemos ahora.

Es natural que el oficialismo que gobierna la Caja utilice todos los medios a su alcance para evitar ser desplazado. Por eso la ostensible y costosa maquinaria puesta en juego (combis, remises y taxis para ir a buscar a los jubilados o pensionados, difusión masiva de correspondencia a todos con la revista de la UJ adosada a la de AMEBPBA, invitaciones a comidas, sorteos que hasta incluyeron un automóvil, etc.). No es casual tampoco, por su influencia en el estado de ánimo del votante, que la fecha elegida coincidió con un cobro de haberes excepcional, al acumularse el haber mensual, el SAC, la RES y el reajuste desde enero debido al acuerdo paritario.

Pero lo más repudiable son las prácticas poco democráticas y de falta de transparencia que sufrió el proceso eleccionario. Nos referimos a la ausencia de representantes de la lista opositora en la conformación de la Junta Escrutadora, a la negativa a implementar el sistema de boleta única o a cambiar el día del comicio para que no sea un viernes, y a la imposición arbitraria del escrutinio provisorio como definitivo ignorando el pedido de los apoderados de la lista celeste. Esto, en incumplimiento flagrante del artículo X de la Reglamentación del Acto Eleccionario impuesta por la misma Junta, que reza: “El escrutinio definitivo lo efectuará la J.E. ajustándose al examen del acta respectiva y con las boletas compiladas y ordenadas que se reciban … según el artículo IX …»

Esto desmerece y quita legitimidad a la victoria asignada a la Unión de Jubilados, porque no se despejarán nunca las dudas respecto a los votos obtenidos en sucursales en las cuales (contrariamente al comportamiento generalizado del electorado) figuró un altísimo número de votantes, siendo casualmente las mesas en las que no hubo un fiscal de nuestra lista.

El resultado de la elección.

La Junta Escrutadora reconoció 2.754 votos para la lista blanca (Unión Jubilados y Círculo de La Plata) y 2.220 votos para la lista celeste (Grupo Siglo y Asamblea Permanente) sobre 5.022 votos emitidos, que se completan con 40 en blanco, 4 nulos y 4 recurridos.

Es decir, concurrió a votar algo más que el 30% de los empadronados. De los votos positivos correspondería a la blanca aproximadamente el 55% y a la celeste casi 45%. Si bien teníamos mayores expectativas, entendemos que hemos realizado una muy buena elección, teniendo en cuenta contra quién estábamos disputando.

Se podría decir, simplificando, que la lista blanca suma muchos votos en el interior de la provincia mientras que la lista celeste es más fuerte en CABA, GBA y sectores del conurbano.

Llama poderosamente la atención la muy baja cantidad de votantes en Casa Central (18%), Casa Matriz La Plata (29%), Sucursales de CABA (24%) y Sucursales del Gran Bs. As. (25%), contra los guarismos obtenidos en la Dptal. Mar del Plata (37%), Sucursales del Interior (46%) y las Intermedias (40%).

El comportamiento del electorado.

El factor fundamental a analizar es la muy baja participación de los jubilados y pensionados. Creemos que estos han perdido una nueva oportunidad para manifestarse ejerciendo su derecho a participar en las decisiones que hacen a sus ingresos y al rumbo de la Caja de Jubilaciones.

¿Por qué ocurre esto? La respuesta es incierta, pudiendo por nuestra parte ensayar algunas hipótesis.

En primer lugar, cabe destacar que existe un segmento (minoritario, lamentablemente) comprometido e interiorizado de la actualidad de la Caja y de su problemática: son los que concurrieron a votar y más aún los que oficiaron como fiscales, inclusive superando las dificultades climáticas que en algunas regiones presentó la jornada del 03/07. Para ellos el reconocimiento y a los que optaron por la lista celeste les reiteramos nuestro agradecimiento.

De los ausentes a la votación, podemos considerar, conservadoramente, que un 30% son compañeros que están imposibilitados por razones de salud o de distancia, además de pensionados que se encuentran absolutamente desconectados del ambiente de la Caja o el Banco. Siguiendo ese razonamiento, el 70% debería concurrir a votar, de modo que el ausentismo lo podemos calcular en 40/45%.

En el interior se ha hecho constar más concurrencia que en CABA, GBA y aledaños. ¿Es que el jubilado del interior tiene más conciencia “cívica” que el de los alrededores de Casa Central? Y en tal caso, ¿por qué preferiría a la lista blanca contrariamente a la preferencia del otro grupo? ¿Acaso está más o mejor informado sobre la situación de la Caja? Estamos seguros que no; todo lo contrario.

La realidad indica que en el interior el aparato al servicio de la UJ funciona eficientemente y de diversas maneras. Cabe incluir lo ya dicho en cuanto a ir a buscar por el domicilio a cada empadronado, además de una serie de factores que resumiremos como actividades clientelísticas, que generan dependencia y hasta temor, como por ejemplo la muy cuestionable manipulación de cupos para el ingreso de hijos o nietos en el Banco o en las entidades del personal, condicionando al afiliado.

Pero el fenómeno más influyente es la falta de interés del votante de CABA, GBA y cordones aledaños. En su caso fue significativa la ausencia al comicio, y entendemos que se trata de los afiliados que mejor acceso tienen a la abundante información que generan las entidades que conformaron la lista celeste y a medios de transporte para llegar hasta las mesas de votación.

Los motivos del resultado, según nuestra interpretación.

La mayoritaria ausencia al comicio naturalmente favoreció al oficialismo; puesto que, como en elecciones anteriores, se sabía que para vencerlo habría que contar con muchas voluntades que superaran a sus votos legítimos más los que son de origen sospechoso en el interior. Es decir que quienes no fueron a votar, sea por la razón que fuere, conscientemente o no, favorecieron a la lista blanca.

Los motivos pueden haber sido desinterés o falta de compromiso o resignación (“para qué, si yo no puedo cambiar nada, está todo cocinado entre los mismos de siempre”), comodidad (“que se ocupen ellos, para eso sacan su tajada”), desinformación (“nadie me avisó, no sabía nada”), miedo (“por qué me voy a arriesgar a que haya cambios si los que están ahora me dicen que eso es riesgoso para mis haberes”), etc. Son actitudes negativas que todos conocemos, propias de nuestra formación en el Banco y tal vez como ciudadanos argentinos. Cabría agregar otra postura, bastante generalizada: el conformismo (“estoy cobrando mejor que la mayoría de jubilados del país, mejor no cambiemos”) muy fomentada por UJ con su ya clásica recomendación “no tiren de la cuerda”.

Por nuestra parte, contamos con una larga trayectoria analizando la situación de la Caja de Jubilaciones, realizando gestiones y organizando acciones para recuperar la parte de los ingresos que, sobre la base de la ley vigente, corresponden a los beneficiarios y les son negados, además de otros derechos que hoy están conculcados. La lista celeste pretendía acceder al directorio de la Caja y a su asamblea de fideicomisarios para defender esos mismos objetivos.

Pero por acción u omisión, el 03/07/15 el electorado no prefirió nuestra propuesta, sino la continuidad. Somos todos adultos y responsables de nuestros actos. Respetamos la voluntad de los jubilados y pensionados, aunque creemos que lo decidido es perjudicial para todos.

Ha predominado la postura conservadora que consolida el estado actual del sistema, caracterizado por significativas injusticias, como son, entre otras, las remuneraciones y aportes muy diferentes para jubilados retirados con igual categoría escalafonaria o la aceptación de pagos “no remunerativos” cada vez más significativos, que progresivamente nos están alejando del 82% de lo que perciben los empleados activos.

Y esa postura no refiere solo a quienes legítimamente y convencidos dieron su voto positivo a la lista blanca sino, fundamentalmente, a quienes lo hicieron indirectamente al no concurrir a votar. Entendemos que a estos nuestro mensaje no les convenció (lo que es nuestra responsabilidad)  de tal manera que tuvieran la conciencia necesaria para al menos intentar un cambio que hiciera más solidario y justo a nuestro sistema previsional. ¿Por qué? Posiblemente por estar conformes con sus ingresos actuales y, por temor a perderlos, resignar su propio derecho legítimo y legal a que esos ingresos sean mayores; postergando también, seguramente como efecto no deseado, a los compañeros más perjudicados.

De aquí en adelante.

Por nuestra parte, seguiremos bregando con nuestras banderas, tratando de que ese mensaje se difunda más y mejor, convenciendo a los desinformados, a los temerosos, a los dubitativos y a los conformistas, para que todos estemos mejor.

En cuanto a los representantes de la Unión Jubilados y Círculo de Jubilados que resultaron electos, los felicitamos y deseamos una gestión exitosa, quedando a disposición para brindarles la ayuda que podamos aportar por nuestra parte, y los instamos a que inicien una etapa de diálogo con todas las agrupaciones de jubilados y de información permanente a todo el universo de representados.

Grupo Siglo y Asamblea Permanente, entidades que apoyaron a la lista Celeste

Elecciones en la Caja de Jubilaciones (III)

La negativa a realizar el escrutinio definitivo es falta de transparencia

La Junta escrutadora por decisión de su Presidente Alejandro Pablo Diaz, Fernando Fontanet y Alberto José Tarulli, han disfrazado un acta de cierre del escrutinio provisorio como si fuera definitivo, sin efectuar el recuento final de los votos en las urnas tal lo indica la ley electoral y  reclamaron nuestros apoderados el 06/07 en reunión con dicha Junta a efectos del cierre del escrutinio.

Esto solamente puede llamarse ausencia total de transparencia respecto a los resultados adoptados, mediante una actitud contraria a la que habían pregonado el Presidente de la Caja y el Gerente de la misma cuando se mantuvo una reunión con ellos para básicamente cuestionar el proceso electoral y la composición de la Junta, en la que arbitrariamente no hubo representantes ni del Grupo Siglo ni de la Asamblea Permanente.

Evidentemente se están negando a realizar el escrutinio definitivo que marca el código electoral porque del mismo hubieran podido revelarse irregularidades que ya detectamos en otras ocasiones, y que en esta elección, según los resultados expuestos de algunas sucursales (sin fiscales de la lista celeste) parecen aparecer. De esta manera se deslegitima el eventual triunfo de la lista blanca.

¿Qué hubiera sucedido si al cierre del escrutinio provisorio la lista celeste hubiera resultado ganadora y la lista blanca solicitara el escrutinio definitivo? No parece democrático ni transparente que hayan cerrado de esta manera el comicio, máximo cuando en muchos casos ni siquiera fue remitida el acta de cierre de algunas sucursales.

Lo que preveíamos ha sucedido y los hechos dan la razón a nuestros cuestionamientos previos. Solo la necesidad de defender los derechos e ingresos de los jubilados y pensionados nos ha llevado a presentarnos con todas las circunstancias adversas que hubo, que se hubieran podido doblegar con la presencia masiva de afiliados votando en los lugares en los que podíamos controlar el comicio con nuestros fiscales, especialmente en Casa Central, CABA y GBA.

Próximamente brindaremos un análisis cuantitativo de los resultados y nuestra opinión respecto a la actitud, conciencia y responsabilidad de los jubilados y pensionados en el destino de su sistema previsional y la defensa de sus propios haberes.

Los beneficiarios de la Caja tuvieron y tienen la posibilidad de que cese el incumplimiento de la ley. Algunos lo ejercieron votando y también pueden continuar reclamando, pero solo la participación masiva, que en esta oportunidad no ocurrió, hará realidad que se defiendan sus derechos (recuperando los que continúan conculcados) e ingresos (incrementándolos según los que legalmente corresponde).

Informe preliminar sobre el resultado eleccionario.

Dadas las numerosas consultas que estamos recibiendo sobre el resultado electoral, antes de informar al respecto deseamos en primer lugar agradecer a todos aquellos que fueron a votar, aún en una jornada con clima inclemente en varias zonas, y especialmente a quienes brindaron su apoyo actuando como fiscales, que en muchos casos alertaron por la falta de apertura en tiempo y forma de algunos lugares de votación. 
Como habíamos previsto y oportunamente planteamos sin éxito, a pesar de permanecer hasta casi las 22 horas en la Caja de Jubilaciones, sus autoridades no lograron completar el escrutinio provisorio por la falta de información de muchas sucursales. En ese contexto la Junta Escrutadora ha decidido que se continúe el lunes 06 después de las 15 horas.

Nos encontramos abocados a verificar y recargar por nuestra cuenta la documentación (parcial) que nos suministró la Junta Electoral en papel. La revisión de la misma permitiría en principio tener una visión sobre el comportamiento electoral, donde lamentablemente se advertiría muy baja presencia de votantes en la CABA y el conurbano bonaerense, mientras que por el contrario habría habido alta concurrencia, teniendo en cuenta el padrón, en lugares del interior de la Provincia; coincidentes en algunos casos con la ausencia de fiscal de la lista celeste.

Ante la no terminación en tiempo y forma del escrutinio provisorio y la consiguiente falta de exposición pública de la Caja de Jubilaciones de los resultados, además de encontrarnos aún revisando la documentación que obra en nuestro poder, entendemos prudente no brindar cómputos que al momento no están debidamente corroborados, por lo cual solo podemos informarles que la lista celeste, dentro de un contexto adverso, habría hecho una muy buena elección, y si bien extraoficialmente se estaría perdiendo, probablemente todo se defina en el escrutinio definitivo.

Deben tener presente que no se nos ha dado participación en el proceso eleccionario, desestimándose nuestras propuestas formuladas al respecto, además que tampoco contamos con algún miembro que nos represente en la Junta Electoral.

Seguimos trabajando para defender los derechos e ingresos de todos los jubilados y pensionados, y por supuesto tratando de que los mismos manifiesten su voluntad electoral con total transparencia y. a pesar del fin de semana, estamos abocándonos a ello.

Lista Celeste

Cuando la exposición de la verdad le duele y pone en riesgo su perpetuación en el poder, Unión Jubilados recurre a la mentira y a calumniar a la lista Celeste

En vísperas del acto eleccionario del 03/07 la Unión Jubilados ha emitido un lamentable comunicado donde recurren a recursos tan repudiables como son la mentira y la calumnia; suponemos que por desesperación al verse confrontados con la realidad y expuestos ante la totalidad de los beneficiarios de la Caja de Jubilaciones. Estos señores no resisten los archivos, y creen que siempre podrán engañar a los jubilados y pensionados.

Ante la gravedad de lo que han publicado no podemos dejar de refutar sus dichos, en el orden de su comunicado:

  1. Fueron participes necesario en la generación de las leyes que suplantaron a la 5.678. En 1992 solo existían la Unión Jubilados y el Circulo de Jubilados En cuanto a su jactancia por participar en la creación de la ley 13364 se cuidan muy bien de mencionar entre sus “logros” que:
  • Se mantuvo el aporte del jubilado y pensionado en un porcentaje muy alto mientras que al activo se lo rebajaba al 14%
  • Entregaron la mayoría en el directorio de la Caja que, como correspondía, antes ostentaban los representantes de los afiliados (activos y pasivos)
  • En su versión original de la ley excluían al Banco del aporte extraordinario y fijaban un tope a las prestaciones. Felizmente, por el accionar de quienes hoy apoyan la lista Celeste, ambas disposiciones pudieron ser modificadas en beneficio de los jubilados y pensionados.
  1. Mienten alevosamente respecto a los pagos en “negro”. ¿Cómo explican las cuantiosas cifras “no remunerativas” y/o “por única vez” que están cobrando los activos y son negadas sistemáticamente por la Caja a sus beneficiarios? ¿Hasta casos de pagos remunerativos como los $ 1.800 y los $ 3.000? De todos los códigos que están fuera del básico y en tal caso sin aplicación de los coeficientes de escalafón guardan un resignado silencio al respecto, y solo con las numerosas acciones que hemos llevado a cabo contra los pagos en negro se pudo blanquear algo.
  2. Respecto a los $ 3.000.- que no estarían resueltos; ellos mismos comunicaron enojados que sus socios en varias entidades del personal y que representan a los activos habían votado junto al Banco para negarlos.
  3. En nuestra última reunión de reclamo en Casa Central participaron más de 200 personas expresando su disconformidad con la actual situación. Vinieron por sus propios medios. No hizo falta irlos a buscar en taxis o remises, ni agasajarlos con un asado o sorteos para que nos apoyen. Si hacemos algún ruido es para llamar la atención de las autoridades del Banco y siempre hemos tenido la comprensión de los empleados y la clientela; y el acompañamiento de la CGI de Buenos Aires.
  4. Francamente causa gracia (y vergüenza ajena) que nos digan que “no resignan ningún tipo de derechos” y que “estamos al frente de todo reclamo que corresponda realizar”. Es que para ellos los únicos reclamos que corresponden son los que les permitan cobrar las sentencias judiciales a su favor y que se apelen las de los demás, mientras que merecen ser ignorados los que favorezcan a la inmensa mayoría de jubilados que tienen postergados sus derechos. No hay mayor legitimidad que la que emana del cumplimiento de la ley (y esto vale también para la entidad que, muy desafortunadamente, equipara las reivindicaciones con sustento legal a “espejitos de colores”)
  5. Está muy bien que UJ brinde beneficios a sus socios. Lo que es muy criticable es que con ese accionar generen clientelismo (p. ej.: préstamos a las pensionadas por la demora de la Caja en otorgarles el beneficio) o el uso de los cuantiosos recursos económicos que obtienen para hacer proselitismo con rifas, asados, distribución de la revista Vamos adosando compulsivamente la propia de la Unión, etc.

En otro orden de cosas, preguntamos a la Unión Jubilados si era necesario caer tan bajo como para tratar de instalar que Grupo Siglo y la Asamblea Permanente están peleados. ¿Y lo dicen después de manifestar que no atacan a nadie? El recurrir a calumnias es un serio ataque hacia la lista Celeste, porque se trata de una falsedad sin sustento alguno.

Ambas entidades que apoyamos la lista Celeste, unidas por el bien común de los afiliados, acordamos ir unidos para intentar que de una vez por todas, al acceder al directorio y la asamblea de fideicomisarios de la Caja con nuestros representantes, los derechos e ingresos de los jubilados y pensionados sean de verdad defendidos, además de que brindarles la información de la que hoy carecemos. Es que ya no toleramos la sumisión, la inacción, la indolencia y la incapacidad que los representantes de la Unión Jubilados han demostrado a lo largo de su gestión.

No sabemos si lograremos algo una vez a cargo de la gestión a la que aspiramos por voluntad de los beneficiarios de la Caja. A lo que nos comprometemos es a poner todo nuestro empeño y dedicación para que las cosas cambien, sobre todo porque confiamos en que nuestra verdad está en el texto y el espíritu de la ley que rige nuestro sistema previsional.   Queremos el cumplimiento integral de la ley vigente.

De lo que sí estamos todos seguros, es que de continuar la Unión Jubilados, junto con sus socios,  representándonos, seguiremos perjudicándonos cada vez más.   Muchos el mes que viene van a cobrar igual que en mayo.

No nos dejemos extorsionar

Adjuntamos respuesta al volante extorsionador que la lista Blanca estuvo repartiendo en el día de la fecha adentro de la clínica de la Asociación Mutualista, cuyo contenido genera vergüenza ajena.

La respuesta de los jubilados y pensionados debe ser concurrir a votar el 03/07/ por la LISTA CELESTE, defendiendo de esa forma sus derechos e ingresos, que ellos quieren condicionar.

ELECCIONES EN NUESTRA CAJA DE JUBILACIONES

Elecciones en la Caja de Jubilaciones (II)

Para perpetuarse en el poder, Unión Jubilados recurre a un relato falaz que la realidad desmiente, e intenta descalificar a quienes de verdad reivindican los derechos e ingresos de los beneficiarios

La Unión Jubilados ha emitido un comunicado donde se catalogan de inteligentes y califican de confrontativos a quienes se oponen a que continúen in eterno en el Directorio de la Caja sin defender los derechos e ingresos de jubilados y pensionados.

Con su “inteligencia” participaron en crear la ley 11322 que derogó la 5678 y consagró no solo el Aporte del Beneficiario para su propia jubilación sino que despojó a la Caja de la Sección Seguros, permitiendo la creación de Provincia Seguros SA. Cuatro años después, actuando con la misma “inteligencia” posibilitaron la ley 11761, que quitó la categoría a los efectos del haber inicial y limitó el cobro de la RES.

Es decir, se ufanan de haber participado activamente para la concreción de todas las leyes que rigieron la Caja luego de la 5678. Por eso, a confesión de parte relevo de pruebas, ya que gracias a su “inteligencia” pasamos de un régimen muy bueno a otro muy malo con un abultado aporte y perdiendo patrimonio la Caja por la cesión gratuita del negocio de seguros y de la marca que está explotando Provincia Seguros SA sin pagar un peso a la Caja.

Por el contrario, el accionar de los “confrontativos” permitió agregar en el texto actual de la ley el art. 21 Bis que restituyó la contribución adicional del Banco (su exclusión según la versión original hubiera provocado un déficit de tal magnitud que habría determinado la liquidación de la Caja muy pronto) y, además, logramos que la jubilación fuera por categoría.

Los “inteligentes” instrumentaron mal la ley y perjudicaron a todos aquellos que no tenían cinco años en la misma categoría al momento de la jubilación, retrotrayéndolos a la inicial (la más baja del período) cuando era lógico prorratear las distintas categorías que tuvo el afiliado en esos cinco años.

Es asombroso que en su comunicado la UJ afirme que “se han blanqueado los pagos en negro”. No entendemos si se burlan de los jubilados y pensionados del Banco o subestiman su inteligencia pretendiendo engañarlos con un relato. Cualquiera que haya leído el acuerdo paritario o tenga acceso a los recibos de los activos se dará cuenta que no solo se cobran en negro la asignación por el Día del Bancario, la correspondiente al aniversario del Banco o la de fin de año (pagos habituales desde hace tiempo), sino que ahora se implementó una compensación mensual “no remunerativa” que irá creciendo y que hoy representa un promedio de $ 2.000 mensuales.

Asimismo, indican que el pago de $ 3.000 con aportes que le pagaron a los activos a principio de año y no fue trasladado a las prestaciones previsionales no está definido, cuando ya se trató en el Directorio de la Caja negativamente.

Estimados compañeros: podríamos seguir enumerando las graves falencias de la gestión de los representantes de la Unión Jubilados en el directorio de la Caja, pero el concepto fundamental es que no hacen nada por cumplir integralmente la ley que rige nuestro régimen previsional. Lo que llaman “inteligencia” en realidad es claudicación, conformidad con el status quo para que nada cambie y se sigan violando derechos de los beneficiarios y perjudicando sus ingresos.

Por nuestra parte, Grupo Siglo y la Asamblea Permanente han hecho movilizaciones y otras acciones en reclamo de lo que nos corresponde, principalmente oponiéndonos a todos los pagos en negro, que incumpliendo la ley vigente no son trasladados a jubilaciones y pensiones. Nos negamos a la resignación del “no tiren de la cuerda” o “no hagan olas que nos hundimos”, que intenta consolidar la existencia de distintas clases de jubilados..

Los reclamos que encaramos son pacíficos, respetuosos, mediante reuniones en las que democráticamente participan los colegas expresando sus inquietudes. No somos enemigos de la Caja ni del Banco (como subliminalmente la UJ intenta instalar) ya que ante todos podemos exhibir con orgullo nuestras trayectorias como empleados y funcionarios. Lo que criticamos firmemente es el accionar de las actuales autoridades de ambas instituciones, en cuanto nos perjudican con decisiones ilegítimas e ilegales, en riesgo de violar sus deberes de funcionarios públicos. A esto la UJ lo llama “confrontación”, desconociendo que es el camino que nos dejan ante la ausencia de canales de diálogo que deberían haber implementado, la falta de respuesta a los requerimientos escritos, el silencio ante las solicitudes de entrevista a las autoridades, el “ninguneo” a entidades de larga trayectoria representativas de los afiliados.

Para la UJ obrar con inteligencia es seguir resignando derechos e ingresos, alejarse cada vez más del 82% que marca la ley vigente, resignarse a pagos en negro cada vez más significativos que al incumplir la ley no solo deterioran los ingresos de la Caja sino también de los servicios sociales, especialmente la Mutual.

Reclamar derechos no es confrontar sino defender a los jubilados y pensionados perjudicados con el accionar de quienes se han atornillado a los sillones del directorio claudicando permanentemente, justificándose en lo que llaman “inteligencia”.

Compañeros: EN DEFENSA DE SUS DERECHOS E INGRESOS EL 03/07 VOTEN LA LISTA CELESTE

(Comunicado emitido en conjunto con la ASAMBLEA PERMANENTE)