Necesitamos de la Mutual y del Banco

Ante la situación sanitaria y económica que está atravesando la sociedad, en la que los jubilados y pensionados constituimos la población de mayor riesgo con obligación de aislamiento y cuarentena, nuestra entidad sigue haciéndose eco de las necesidades de nuestras socios y colegas en general. Por ello en esta oportunidad, reiterando lo ya explicado oportunamente, requerimos compromiso y solidaridad de la Mutual y el Banco.

Asociación Mutualista: Aparte de todas las propuestas que nuestra asociación ha elevado a la comisión directiva, sin respuesta hasta ahora, hay dos situaciones que deberían solucionarse urgentemente, como son, por una parte, contar los afiliados pasivos en su domicilio con los medicamentos necesarios para la continuidad de los tratamientos; y por la otra, no menos apremiante para muchos es la consulta con los profesionales de la salud para seguir atendiendo enfermedades preexistentes o nuevas, y el acceso a las recetas que eventualmente hagan falta. Para esto último entendemos que los afiliados deberían tener la posibilidad de contactar a los profesionales por un medio alternativo no presencial (teleconferencia, WhatsApp, telefonía) que la Mutual debería instrumentar lo antes posible. En principio sería muy útil, con el consentimiento de cada profesional, suministrar teléfonos en que puedan ser contactados y horarios de su disponibilidad para la consulta virtual. Obviamente, debería existir un procedimiento que, con las verificaciones correspondientes, permita a esos profesionales percibir el honorario propio de su servicio.

Banco de la Provincia de Buenos Aires: En primer lugar informamos que no hemos tenido la entrevista solicitada al Gerente General del Banco con anterioridad a la cuarentena, pues ni siquiera se nos contestó el pedido, por lo que tampoco hubo contacto en forma alternativa a la presencial.

Como ya lo hemos planteado reiteradamente, entendemos que el préstamo precalificado para jubilados y pensionados debe tener una tasa sustancialmente menor, pues actualmente se encuentra muy por encima de la que se aplica a los empleados activos. El Banco es grande gracias a la labor de todos los trabajadores jubilados que contribuyeron a ello, por lo que merecen reconocimiento en ese sentido mediante el acceso a líneas de financiación subsidiadas, tal como está brindando el Banco a otros sectores afectados por la grave situación económica derivada de la pandemia por el coronavirus.

Debe entenderse que el colectivo de beneficiarios de la Caja también se encuentra en serias dificultades económicas por padecer una fuerte pérdida de su poder adquisitivo; y son el Banco y la Provincia los responsables de la quita de haberes que se instrumentó con el último incremento de prestaciones, que fue muchísimo menor que lo que correspondía. Por eso los jubilados y pensionados del Banco también merecen ser compensados reduciendo el costo de los servicios que les cobra, incluyendo la tasa de interés de préstamo precalificado.

Esperamos que las autoridades del Banco hagan honor al elogio del Presidente de la Nación al personal, ya que en su momento compartió su labor en el Banco y el Grupo Bapro con muchos actualmente jubilados, y den curso a lo solicitado, Será de estricta justicia y reconocimiento, más cuando miles de esos jubilados ni siquiera recibieron la medalla de reconocimiento a su trayectoria en la institución.

Solidaridad, Perjuicios y Rendiciones

Ante un nuevo perjuicio que afecta a los jubilados y pensionados de la Caja, entendemos oportuno dar a conocer algunas reflexiones, mencionando perjuicios que venimos sufriendo sin que ningún otro sector reclame por ello, mirando para otro lado, mientras nuestra entidad en soledad intenta continuar defendiendo los derechos e ingresos de los beneficiarios de la Caja.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

Nuestra Caja de Jubilaciones, en un acto de solidaridad invertida, ha procedido a retener  en exceso el impuesto a las Ganancias, perjudicando a los beneficiarios en un momento de alta inflación, restando de sus haberes miles de pesos promedio sin brindar una explicación que justifique tal exceso ni adoptar una medida inmediata que compense lo descontado de más.

Nos referimos a que la administración de la Caja no ha tomado las deducciones (incluido seguro de vida) actualizadas para el 2020, como tampoco la actualización para este año de los tramos de las escalas que se utilizan para calcular la retención, pese a que desde noviembre 2019 se tenían estimaciones del ajuste que correspondía y que la AFIP en diciembre corroboró.

Esto solo beneficia a quienes tienen que cubrir el déficit de la Caja, permitiéndoles sufragar menos dinero, y su sobrante ser aplicado a generar intereses financieros, usufructuando de la “solidaridad” a la que nos obligan quienes disponen arbitrariamente de nuestros ingresos.

APORTE DEL BENEFICIARIO

Nuestra entidad siempre estuvo en contra del Aporte del Beneficiario, pero otros dirigentes lo aceptaron en su momento, se rindieron, disponiendo “solidariamente” del dinero ajeno, lo que representa la principal causa por la que los beneficiarios de la Caja no puedan disfrutar plenamente de un haber digno, merecido  por sus cuantiosos aportes durante toda su vida como activos y ya muchos miles llevan igual tiempo aportando como pasivos. Aun habiéndose rendido antes, esperamos que ahora no sigan estando a favor del Aporte del Beneficiario.

PRÉSTAMO FAMILIAR

Cientos de miles de jubilados y pensionados y muchas otras personas amparadas por la seguridad social nacional han recibido condonaciones o rebajas sobre los préstamos que tomaron, pero el Bapro obliga a los beneficiarios de la Caja a ser “solidarios” con los activos, al hacernos pagar una tasa altísima por el préstamo familiar, que duplica o más a la que ellos tienen. Ya en otras oportunidades reclamamos por esta inequidad, aunque sin acompañamiento alguno de otras entidades o gremialistas, que aparentemente también se han rendido en este asunto. Reclamamos que las nuevas autoridades del Banco no solo bajen las tasas para los jubilados y pensionados, sino que terminen con la insolidaria práctica de pagar a sus empleados  parte de sus haberes en negro, con lo cual perjudican a la Caja y especialmente a la Mutual, que deberá hacer frente a los incrementos salariales (eventualmente con cláusula gatillo por 2019) para su abultado personal bajo convenio bancario.

DESCUENTO DEL PRIMER MES

Nuevamente se nos ha descontado el total del incremento de haberes, cuando podría haberse retenido ese perverso (“solidario”) Aporte del Beneficiario, en por lo menos tres cuotas. Nuestra entidad solicita esto a la Caja recurrentemente, pero nunca fuimos acompañados por otras entidades para lograr algo que favorecería a todos los jubilados y pensionados. Por este tema se rindieron, favoreciendo financieramente a quienes deben hacer frente al déficit de la Caja.

En consecuencia, reclamamos que la Caja devuelva inmediatamente (ha recibido nuevos fondos con el pago a los activos del 15 de enero) lo retenido impositivamente de más y disponga que los aumentos de prestaciones (si los hay) sean descontados en tres cuotas, hasta que se elimine totalmente el Aporte del Beneficiario, mensual y de cada incremento.

Ante el silencio de quienes los deben representar, instamos a todos los beneficiarios a hacer escuchar su voz por todos los canales posibles y utilizar las redes para repudiar los perjuicios que nos están ocasionando.

La tasa del préstamo precalificado … y algunas contradicciones

En defensa de los haberes previsionales

 El desmesurado incremento de la tasa de interés del préstamo familiar para los jubilados y pensionados es la demostración contundente del abandono del Banco a quienes le han servido fielmente y con sentido de pertenencia durante la mayor parte de sus vidas. Lamentablemente esto no es novedad, ya que se agrega a otras medidas, algunas luego corregidas, como las comisiones por tarjetas de crédito y otros productos. Dado que hasta el momento a los empleados activos la tasa no les fue incrementada, lo decidido es una clara discriminación, violatoria del tratamiento igualitario que siempre fue respetado en la Institución, justificado porque si hoy el Banco está en pie y continúa siendo una de las entidades financieras más importantes del país, se debe en buena parte al esfuerzo y sacrificio de los empleados jubilados, que lo sostuvieron en épocas muy críticas en las que estuvo en serio riesgo.

Lo doloroso de esta medida es la discriminación entre trabajadores, pues respecto a la medida en si misma debemos tener en cuenta que en el marco de los desequilibrios que afectan a la economía y su repercusión en el sistema financiero, el elevadísimo nivel de las tasas de interés se está produciendo en todos los ámbitos y para todas las operaciones.

El costo del préstamo para quienes debían utilizarlo por necesidades de salud o para adquirir bienes o servicios, ya era elevado a una tasa del 32% y, obviamente, para estos casos la situación actual es muy grave.

Pero debemos convenir en que no pocos afiliados pretenden la conservación de una tasa subsidiada a los efectos de especular; por ejemplo para volcar el préstamo a un plazo fijo al 42% o más, o a otra inversión del menú existente en estos días de absorción de efectivo. Teniendo en cuenta esta última práctica, llama la atención que a aquellos que cuestionan la merma de los ingresos del Banco por el beneficio del 50% en supermercados (medida que favorece el consumo de las familias) no les preocupe el quebranto que para el Banco implicaría que en una parte de su cartera la tasa pasiva sea mayor que la activa. No es posible reclamar reivindicaciones con argumentos contradictorios.

En realidad nuestro derecho es que por ser jubilados o pensionados del Bapro merecemos ser tratados con la misma consideración que disfrutan los empleados en actividad.

Encontramos también contradictorio otro argumento que esgrimen las agrupaciones y entidades integrantes de la Comisión de Defensa de la Caja (entre ellas sectores ligados a la Asociación Bancaria y todas las Comisiones Internas) haciendo hincapié en que el Banco quebrará por cubrir el déficit de la Caja. Ocurre que tal cobertura la viene haciendo desde hace 15 años por lo menos, como hasta el hartazgo informó nuestra entidad y negaban muchos de los que hoy están alarmados. Si el Banco no hubiera puesto los fondos necesarios para cubrir el déficit todo ese tiempo sin fundirse y también ahora, los jubilados y pensionados no tendríamos ingresos.

La Provincia nunca cumplió en tiempo y forma con la responsabilidad que le asignaba la ley 13364/13873 en cuanto a la cobertura del déficit. Solo recientemente emitió bonos para cubrir su elevadísima deuda; de modo que, mientras siga en vigencia la 15008, lo que hay que vigilar es que la ANSES haga el traspaso de fondos que se haya acordado (si es que esto está definido) para que el Banco continúe con rentabilidad y cumpla su función natural, como agente financiero de la Provincia y entidad de fomento de las actividades productivas y de asistencia crediticia a sus habitantes.

Continuando con las contradicciones de algunos, no perdamos de vista los jubilados y pensionados que no solo es el Banco el que nos discrimina. También lo hicieron en el directorio de la Caja los representantes por los activos provenientes de las C.G.I. del Interior, que por razones desconocidas, desaprensiva e insolidariamente, en muchas oportunidades nos perjudicaron enormemente al votar en contra del traslado al sector pasivo no solo de las cuantiosas sumas en negro sino de aquellas denominadas “por única vez” (aunque eran y son habituales en cada acuerdo paritario) que efectuó el Banco con aportes y contribuciones. Como ejemplos podemos recordar $ 3.000 en enero 2015, bono de $ 5.500 en enero 2016 y el bono extraordinario de $ 7.000 o $ 7.315 o $ 7.630 (según salarios promedio del ejercicio 2016) en enero 2017. Se trató de los mismos personajes que abandonaron sus puestos en el directorio de la Caja convalidando la ley 15008 a la vez que se embanderaban con la consigna “Acá no se rinde nadie”. ¿No es contradictorio?

Nuestra entidad entiende que mucho más importante que tener acceso a un préstamo que significa deuda y pago de intereses, es tener más ingresos. Y eso es justo, legal y posible, reclamando como lo hemos hecho junto a miles de beneficiarios, que la Caja liquide el incremento del 10%  que corresponde a partir del 1º de enero, incluyendo los reajustes retroactivos, porque en ese momento estaba vigente la ley 13364. Ese aumento sería más beneficioso que un préstamo familiar.

Pero lamentablemente, ni la Comisión de Defensa de la Caja ni las entidades representativas de activos y jubilados en el seno de la misma han solicitado ese aumento, convalidando de hecho una eventual decisión negativa de las autoridades. Encontramos contradictoria esta actitud, porque por un lado perjudican a los jubilados y, por el otro, no hacen un reclamo que es claramente reivindicativo del cumplimiento de la ley anterior que defienden en su relato.

Obsérvese que los gremialistas del Banco representantes de los empleados activos, cuando organizan alguna acción de reclamo en contra del nuevo régimen previsional que todos repudiamos, lo hacen unilateralmente y sin la consulta previa a todas las agrupaciones de jubilados, pero por todos los medios posibles de difusión pretenden que quienes se movilicen sean los jubilados y pensionados, dado que ellos no son capaces de concientizar y convencer a los activos para que participen. Sin embargo, cuando se hizo y continúa haciendo una decidida movida para que sean beneficiados los jubilados (como es el reclamo del 10% de aumento) ignoraron y siguen ignorando el tema sin siquiera expresar un párrafo de apoyo que disimule su egoísmo y falta de solidaridad. Esta flagrante contradicción, es la que hace decaer el espíritu de lucha de todos, porque confirma la ilegitimidad de ciertas conducciones.

Por otra parte, deseamos dejar en claro que entre las diferencias conceptuales entre nuestra entidad y aquellas que conforman la Comisión de Defensa de la Caja, hay una histórica muy importante para los ingresos de los jubilados y pensionados, como es que desde el 2008 y antes, cuando se discutió el régimen legal de la Caja (modificatoria de la ley 13364) nosotros rechazamos los topes a las prestaciones que esa norma tenía antes de su modificatoria y, fundamentalmente, no aceptábamos el aporte mensual del beneficiario ni los aportes de todos los primeros aumentos. Revisando nuestros recibos de haberes nos damos cuenta del perjuicio que ese aporte significa y cuánto sumaríamos de ingresos si no existiera.

Hasta la emisión del presente ninguna otra entidad o agrupación ha adherido públicamente a que se suprima ese descuento ilegítimo que nos obliga a pagar nuestras propias prestaciones. NO AL APORTE DEL BENEFICIARIO.

Temas varios de interés para los beneficiarios

Supervivencia: Se ha extendido el plazo para efectuar el trámite correspondiente hasta el 15 de agosto de 2014. El mismo se puede efectuar en las filiales donde está radicada la cuenta en que se acreditan los haberes. Quienes tienen cuenta en Casa Central deben hacerlo en la Caja. Supletoriamente, se puede efectuar en Provincia Pagos, debiéndose en tal caso consultar a la Caja sobre los lugares habilitados al efecto.

Aumento de Prestaciones Previsionales: Ya deberían haber comenzado –de acuerdo a lo pactado oportunamente- las negociaciones entre el Banco y las Comisiones Gremiales Internas para acordar un cronograma de incorporación al básico de los conceptos que aún están afuera. Esto no solo beneficiaría a los activos por la suba de adicionales y otros ítems, sino que derivaría en incremento de los haberes jubilatorios, que atento a la inflación resulta necesario ya para los beneficiarios de la Caja. Requerimos que el acuerdo contemple incorporaciones al básico en forma inmediata para que no se vuelva a diluir el eventual incremento derivado de ello.

Salario Familiar: Si bien con el persistente reclamo de nuestra entidad se logró que la Caja normalizara tardíamente el pago de la asignación por cónyuge, nuevamente se demora el ajuste de la correspondiente a hijo, que fue actualizada en general a partir del 1º de Junio.

Préstamo Precalificado: Mediante la gestión de nuestra Asociación se ha logrado que se incorpore la parte proporcional de la R.E.S. en el cómputo del monto primario asignable a cada beneficiario.

Recibo de haberes: Se continúa reclamando que exista la posibilidad de extraer el mismo de la página web de la Caja, con la posibilidad de bajarlo a un archivo o imprimirlo. Asimismo, se posibilitaría sacar siempre el recibo de cualquier pago mensual, ajuste o retribución semestral.

Póliza 91: Como resultado de nuestros reclamos al respecto, los beneficiarios deben haber recibido –según informa la Caja- el certificado de dicho seguro. Sigue pendiente el pedido de entrevista a las autoridades de Provincia Seguros a los efectos de tratar el incremento en años anteriores de la alícuota aplicada.

Estados Contables de de la Caja: Recientemente hemos recibido –tras gestiones para ello- un ejemplar de los mismos, y si bien aún no hemos podido hacer un análisis completo, resulta importante señalar que tal como reclamamos oportunamente se habría procedido a considerar los aportes no efectuados por la Provincia en años anteriores y como consecuencia de ello se ha recuperado en forma sustancial el Patrimonio, que al cierre del 2012 era de apenas 35 Mil Pesos y al 31/12/13 supera los 149 Millones de Pesos.

Impuesto a las Ganancias: Se aclara a los beneficiarios que durante el segundo semestre de cada año, además de computarse la doceava parte de la RES pagada en enero, se adiciona un sexto del SAC y la RES pagados a principio de julio, por lo cual se incrementa aún más el monto a tributar, además del aumento de las prestaciones. Nuestra entidad sigue reclamando que la Caja haga conocer mensualmente a los afiliados cómo determinó su retención.
Por otra parte, continúan los intentos de contactar a legisladores nacionales y provinciales con vinculación con bloques nacionales a los efectos de conseguir que se aboque el Parlamento Nacional al tema de eximir o atenuar considerablemente la incidencia de este tributo sobre los jubilados y pensionados. Estar atentos a reclamos gremiales y solidarizarse con los mismos.

Préstamo Precalificado _ La R.E.S. incluída en la evaluación crediticia del jubilado.

Continuamos recibiendo de parte de nuestros socios y demás colegas numerosas consultas respecto al monto que es posible obtener en función de la precalificación que hace el Banco. Se trata principalmente de la inquietud de muchos beneficiarios que, sobre la base de los parámetros de la línea, entienden que por sus ingresos anuales deberían contar con mejor calificación crediticia, accediendo a mayor monto del préstamo.

Por ello, hemos mantenido entrevistas con funcionarios de crédito del Banco a fin de aclarar la situación, analizando casos particulares en los que se evaluaron los ingresos y los montos de crédito resultantes según el sistema informático que precalifica, que a su vez está cargado con los parámetros que le suministra la Caja de Jubilaciones para cada afiliado.

La muy buena predisposición de los funcionarios en cuestión (haciendo consultas a otras dependencias del Banco y a autoridades administrativas de la Caja) ha permitido dilucidar un inconveniente que se viene reiterando: la ausencia de la R.E.S. en el cálculo de ingresos de los beneficiarios que la cobran semestralmente, no contemplando que 1/6 de la misma debería agregarse a la prestación mensual.

Cabe destacar que esta omisión también impacta en los límites de compra y financiación de las tarjetas de crédito, disminuyendo la disponibilidad de los jubilados afectados.

Felizmente, en esta oportunidad deseamos comunicarles que en la última reunión mantenida con los funcionarios de crédito del Banco, nos han informado que los inconvenientes en cuestión fueron superados, como podrán verificar Uds. consultando su precalificación personal.

Recordamos que la precalificación crediticia que brinda el sistema del Banco (visible por los cajeros Link o por el home banking BIP) antes del otorgamiento será sometida al mecanismo habitual de scoring por parte del oficial de crédito, que determinará el monto definitivo del préstamo.

En el mismo sentido, entendemos que los aumentos paritarios se reflejarán en la precalificación a partir del próximo mes, en función de los datos que la Caja informa al Banco respecto de los haberes previsionales incrementados.

Estimados colegas, no perdamos de vista que la razón original de este problema y otros más graves es la inequidad que resulta de la existencia en el mismo ente previsional de distintas clases de jubilados, porque habiéndonos retirado del Banco con la misma categoría escalafonaria pero en distintas épocas, percibimos prestaciones previsionales y formas de pago distintas, lo que claramente constituye discriminación entre iguales. La ley vigente rige para todos y no hace tal discriminación; la están haciendo los directores de la Caja con su incumplimiento flagrante de la misma.

Actualidad de varios temas

Aumento de Prestaciones: Nos congratula que se haya accedido a la solicitud de nuestra Entidad de abonar inmediatamente un anticipo sobre el incremento paritario y que también se haya liquidado prontamente el aumento derivado de la variación del básico activo
Sin embargo, nos ha sorprendido el porcentaje de aumento utilizado, que a nuestro entender es bajo, atendiendo a que comprende ambos conceptos (modificación básico de convenio – anticipo a cuenta aumento paritario). Entendemos necesario que la Caja comunique a los beneficiarios cuál fue el aporte porcentual de cada uno de ellos, información que ya deberían haber requerido los representantes de jubilados y pensionados en la Caja; no solo para darlo a conocer sino, fundamentalmente, para controlar el cálculo determinante de ambos aumentos, verificando su correspondencia con el cuidado de los intereses de los beneficiarios.

Aporte Primer Mes: Lamentablemente, y al contrario de la franquicia otorgada a los activos, la Caja ha dispuesto que a los jubilados y pensionados –que cuentan con mucho menor poder adquisitivo y recursos- se les retengan ambos aumentos totalmente en el cobro del 05/03/13; desoyendo su Directorio lo solicitado por nuestra Entidad en cuanto a diferir ese descuento. Lamentablemente nuestra posición no tuvo el apoyo de otras entidades de jubilados y tampoco de los representantes de los beneficiarios en ese órgano de dirección que, dado su silencio, seguramente ni siquiera plantearon esa posibilidad.

SAC – RES: Reconocemos que la Caja ha escuchado el reclamo de nuestra Entidad y el día 21/02/13 pagó la diferencia del SAC hasta completar este sueldo en correspondencia con la prestación previsional mayor, que fue la de noviembre-diciembre.
Sin embargo sigue pendiente lo reclamado oportunamente por nuestra Entidad en cuanto a que la RES del primer semestre debe ser ajustada también cuando hay variación de haber previsional a partir de julio. El Banco a sus empleados les reajusta a fin de año el concepto correlativo (incentivado) cuando se produce un aumento de haberes, y la Caja recibe los aportes y contribuciones inherentes a ese ajuste.

Seguro de vida optativo – Póliza 91: Al margen de la gravedad de haber dejado sin cobertura a más de mil afiliados, las entidades de jubilados con representación anterior y actual en el Directorio de la Caja no dicen nada del incremento de más del 100% que tuvo esa cobertura a partir de Diciembre 2011, y esto es porque en silencio lo han convalidado. Los afiliados deben saber que en todo ese período han representado a los jubilados y pensionados, Susana Gómez y Roberto Barros de la Asamblea Permanente, Nilda Ofelia Peres de Lollo, Carlos Bettaglio, Rene Pirillo, Juan Carlos De Rosa, Angel Galli y Hugo Biasotti de la Unión Jubilados; siendo asimismo representantes en Provincia Seguros SA antes Lamuño y actualmente Bettaglio, ambos de la Unión Jubilados.
Por nuestra parte, con el objetivo de defender los derechos de los jubilados y pensionados, Grupo Siglo ha presentado una carta dirigida al Presidente del Directorio de la Caja pidiendo que se retrotraigan los valores porcentuales descontados a los beneficiarios al nivel que tuvieron por varios años hasta Diciembre 2011. Asimismo, que se extienda un certificado a todos aquellos comprendidos en este seguro colectivo contratado por la Caja, donde consten los detalles del mismo y cuáles son los beneficiarios de cada uno.

Impuesto a las Ganancias: Lamentablemente la Caja no ha aplicado en la retención del 05/03/13 el 20% que anunció el gobierno a fines de enero 2013 como incremento del mínimo no imponible y deducciones, lo cual debe hacerse con retroactividad a enero. Asimismo reiteramos que la Caja debe ajustar a todos los implicados la retención de más de enero 2013, por la contemplación de pagos de reajustes SAC a afiliados que gozaban de la exención –dispuesta por el PE- sobre el SAC del segundo semestre 2012
Por otra parte se ha diferido la entrega del F649 correspondiente al 2012 que confecciona la Caja y que debe contemplar los ajustes de SAC pagados posteriormente pero que corresponden a ese ejercicio.
Reclamamos nuevamente que la Caja debe notificar a los beneficiarios cuál es la fecha tope mensual (deseamos que fuera por lo menos alrededor del 20) para tomar las novedades que los mismos incluyan en el formulario 572, donde ilimitadamente se puede exponer deducciones.
Asimismo reiteramos lo reclamado oportunamente para que la Caja brinde mensualmente a cada beneficiario el detalle de cómo se determinó la retención de este impuesto.

Salario Familiar: Insistimos en que la Caja debería abonar el salario familiar por esposa a todos aquellos beneficiarios que tienen un haber bruto no superior a $ 14.000, ya que actualmente así está expresado en la tabla especificada por el Anses. La interpretación actual de solo abonarlo a aquellos que tienen prestaciones hasta $ 7.000 provoca distorsiones inadmisibles; como por ejemplo que en caso de matrimonios con haberes de ambos de esa suma ($ 14.000 de ingreso familiar) el jubilado pueda cobrar la asignación por esposa; mientras que en el caso de un matrimonio con un jubilado que gane $ 7.100 y la esposa sea ama de casa ($ 7.100 de ingreso familiar) el beneficiario –según la Caja- no pueda cobrar el salario por esposa, cuando evidentemente los ingresos familiares son muy inferiores al caso anterior, al que sí se lo abonan.

Préstamos Personales Precalificados: Nos congratula que accediendo a uno de los requerimientos efectuados por carta al Presidente del Banco, se hayan extendido el monto y el plazo para los beneficiarios de la Caja, en igualdad a los que tenían los activos.
Sin embargo, lamentamos que no se haya aprobado que los jubilados y pensionados, que tanto le brindaron al Banco como empleados y son fieles clientes de la Institución, tuvieran una tasa diferencial como premio a todo el esfuerzo puesto en el sostenimiento de la Entidad y teniendo en cuenta que –salvo una minoría- sus ingresos son significativamente inferiores al 82% que marca la ley.
Por otra parte reclamamos a la Caja que, aplicando el principio de igualdad hacia todos los beneficiarios, para la afectación de los haberes previsionales informe al Banco como haber líquido el resultante de restar a la prestación previsional bruta, solamente el Aporte del Beneficiario y el aporte a los Servicios Sociales, sin incluir otros descuentos que son eventuales, sin periodicidad, o bien que se detraen del haber por razones fortuitas, ya que podrían haberse canalizado por otros medios de pago, como por ejemplo la tarjeta VISA; caso en el que serían ignorados.