Nuevo perjuicio para los jubilados y pensionados

Al final de este mensaje transcribimos un comunicado referido al descuento incorrecto hecho por el impuesto a las Ganancias, y fundamentalmente a la imperiosa necesidad de defender nuestros derechos e ingresos.

Hasta el momento no hay respuesta al pedido de entrevista al presidente de la Caja y tampoco confirmación del otorgamiento del 11,56% de incremento a partir de marzo 2020 que nos corresponde por ser un régimen provincial especial.

La ley 15008 sigue vigente y no se observa que las autoridades de la Provincia promuevan su derogación  o modificación, pese a sus promesas de campaña ampliamente difundidas por compañeros del Banco.  El tratamiento en la Legislatura provincial siempre fue y es el camino más rápido y seguro para volver a régimen protegido por la Provincia y que libere al Banco.

Asimismo, no podemos seguir teniendo los jubilados y pensionados la carga del Aporte del Beneficiario, ya sea mensual como de cada aumento.

La administración de nuestra Caja de Jubilaciones debe estar al servicio de los beneficiarios y tendría que arbitrar los medios para no perjudicarlos sin justificación.

Por todo ello, y con las consignas: NO A LA LEY 15008 y NO AL APORTE DEL BENEFICIARIO, las autoridades deben atender a los jubilados y pensionados que reclaman por la conservación de sus derechos e ingresos.

LOS CONVOCAMOS A ACOMPAÑAR A DIRECTIVOS DE NUESTRA ENTIDAD A RECLAMAR CON LAS CONSIGNAS MENCIONADAS EL MIÉRCOLES 11 DE MARZO DE 2020 A LAS 10 HS EN LA CAJA DE JUBILACIONES.

INSTAMOS A LOS BENEFICIARIOS A PARTICIPAR.  LOS QUE PUEDEN CONCURRIENDO Y EXPRESÁNDOSE, Y LOS QUE NO PUEDAN ESTAR PRESENTES, HACIENDO ESCUCHAR SUS RECLAMOS POR TODOS LOS MEDIOS POSIBLES, REDES, CORREOS ELECTRÓNICOS DE LAS AUTORIDADES DE LA CAJA, ETC.


Descuento del Impuesto a las ganancias

La Caja vuelve a perjudicar a los jubilados y pensionados

La retención impositiva efectuada a nuestros los haberes previsionales el 4 de Marzo del 2020 no es correcta, ya que a los beneficiarios nos han retenido varios miles de pesos promedio en exceso, ignorando las disposiciones legales vigentes. No se ha considerado el valor actualizado de la deducción específica para jubilados y pensionados.

Al tomar conocimiento de los recibos publicados, nuestra entidad inmediatamente efectuó la consulta al Gerente de la Caja y, ante su requerimiento, le remitió casos testigo donde se verifica la diferencia, además de detallar numéricamente cómo se estaba produciendo la retención de más. Todo esto suponiendo en ese momento que se trataba de un error y que podría ser subsanado a la brevedad.

Consecuentemente, siempre creyendo que no había habido intencionalidad, solicitábamos que se reconozca el mal procedimiento y se proceda a la acreditación inmediata de las sumas faltantes.

Sin embargo, recibimos la respuesta del Gerente que se transcribe: la Caja al momento de liquidar los sueldos y cerrar proceso de novedades el día 17 de febrero, no contaba con la publicación  del decreto 163/2020, que fue efectivamente publicado el día 19/02/2020, con lo cual el cálculo a esa fecha es correcto, luego en consecuencia ajustaremos dicha modificación en el mes inmediato siguiente.” De esta explicación se deduce que, sabiendo que la deducción específica a aplicar para los haberes de Febrero había sido modificada (y lo sabían de antes porque eso era de amplio dominio público) la Caja no previó ningún mecanismo operativo de excepción que le permitiera liquidar correctamente. Entendemos que hubo tiempo suficiente para rehacer la liquidación de todos aquellos a los cuales, a sabiendas, se les estaba reteniendo de más.

Queda en cada uno calificar tal actitud administrativa, que no es la primera vez que ocurre y resulta en perjuicio para los beneficiarios. “Casualmente”, las excusas operativas de la Caja siempre tienen como consecuencia la disminución de nuestros ingresos. Lo correcto hubiera sido comunicar a todos las dificultades que existían y planificar su inmediata solución.

Por nuestra parte, consideramos que no es tolerable que, como en el caso anterior a principios de Enero, se difiera un mes el resarcimiento, lo que sería consumar un despojo, dados la inflación y costos financieros que afectan a la economía.

Por otra parte, hasta el momento no contamos con novedades sobre el pedido de entrevista al presidente del directorio de la Caja, ni sobre la convalidación por parte de ese órgano del incremento del 11,56% en nuestras prestaciones a partir de marzo 2020. Además, existe silencio absoluto de las nuevas autoridades de la Caja y de la Provincia respecto a la ley 15008, de donde cabe deducir que no tienen intención alguna de modificarla sino más bien que adoptarán toda medida que tienda a pagarnos lo menos posible. Pareciera que en este asunto muchos legisladores y funcionarios del Ejecutivo se han rendido, contradiciendo sus entusiastas manifestaciones durante la última campaña electoral.

Por ello convocamos a reunirnos el miércoles 11 a las 10 hs en la Caja de Jubilaciones a los efectos de reclamar por nuestros derechos e ingresos.

El aumento de nuestros haberes desde Marzo 2020

Antes de desarrollar el tema del título resulta importante señalar que atento a que la jubilación mínima fue incrementada a partir del 1º de Marzo del 2020 a $ 15.892, cuando calcule la retención del impuesto a las ganancias en la próxima liquidación de haberes, la Caja debe considerar que la deducción específica a partir de la fecha citada alcanza a $ 95.352.-

Con relación al incremento que nos corresponde a partir del 1º de Marzo, no hay duda que si se cumple con la legislación vigente para nuestra Caja (hasta ahora la ley provincial 15008) debería ser 11,56% para todos los jubilados y pensionados.

La citada ley provincial establece la movilidad de nuestro régimen jubilatorio especial a través de su artículo 41, que dice: “Los haberes de las prestaciones indicadas serán móviles y se actualizarán conforme la variación del índice de movilidad establecido en la Ley Nacional 26.417, y sus modificatorias, que se aplica a las prestaciones del Régimen Previsional Público, con la periodicidad que determina dicha norma. El régimen de movilidad precedente será de aplicación a los actuales beneficiarios a partir de la vigencia de la presente ley.” La ley nacional 26.417 establece la fórmula de donde surge para marzo 2020 el 11,56%.

Con el objeto de concretar un fuerte ajuste fiscal, el PEN ha dispuesto incrementar discrecionalmente los haberes de los jubilados de la ANSES produciendo una gran inequidad al hacer que los que no perciben el haber mínimo reciban aumentos inferiores a los que les correspondería según la norma suspendida, perjudicando a quienes hicieron los mayores aportes durante su vida laboral. Esta injusticia la decide basándose en la ley de solidaridad recientemente aprobada, que en su artículo 55 establece: “A los fines de atender en forma prioritaria y en el corto plazo a los sectores de más bajos ingresos, suspéndese, por el plazo de ciento ochenta (180) días, la aplicación del artículo 32 de la ley 24.241, sus complementarias y modificatorias. Durante el plazo previsto en el párrafo anterior el Poder Ejecutivo nacional deberá fijar trimestralmente el incremento de los haberes previsionales correspondiente al régimen general de la ley 24 241…”)

Concordantemente y como es de público conocimiento, quedaron al margen del incremento general del 2,3% + $ 1.500 los regímenes especiales, como por ejemplo docentes, judiciales, Luz y Fuerza, científicos o funcionarios del servicio exterior. De igual forma, siendo el nuestro un régimen especial regido por una ley provincial que está vigente, no estamos alcanzados por ese incremento, debiendo la Caja aplicar a todos sus beneficiarios el 11,56% a partir de Marzo 2020. Los mismos conceptos caben para la actualización de haberes que nos corresponderá el 1º de Junio 2020.

Somos un régimen especial (no de privilegio), porque tenemos Caja propia, hemos aportado mensualmente mucho más que lo que se hace en el régimen general, mas todos los primeros aumentos o incrementos por cambio de categoría, y gracias a aquellos que ahora reconocieron que (en contra de nuestra opinión) avalaron el Aporte del Beneficiario, los jubilados y pensionados seguimos aportando el 10,82% mensualmente, además de cada incremento de prestaciones, lo que hace que con esos aportes paguemos por año algunos de nuestros propios haberes mensuales, lo que no tiene razón ni parangón con ningún otro régimen jubilatorio (no de retiro).

Para despejar toda incertidumbre sobre este asunto, solicitamos que el nuevo directorio de la Caja reciba a los jubilados y pensionados para aclarar que otorgará el incremento ya devengado, respetando lo establecido por la ley provincial. Además, resulta necesario que nos informe si está previsto por parte de las nuevas autoridades derogar o modificar la ley 15008 para volver a nuestro histórico sistema de actualización, basado en la variación de los haberes de los activos; sin Aporte del Beneficiario.

Jubilados pensionados, lo que propone nuestra entidad es que esto sea un reclamo de todos, incluyendo al sector gremial y las demás organizaciones de jubilados.

Solidaridad, Perjuicios y Rendiciones

Ante un nuevo perjuicio que afecta a los jubilados y pensionados de la Caja, entendemos oportuno dar a conocer algunas reflexiones, mencionando perjuicios que venimos sufriendo sin que ningún otro sector reclame por ello, mirando para otro lado, mientras nuestra entidad en soledad intenta continuar defendiendo los derechos e ingresos de los beneficiarios de la Caja.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

Nuestra Caja de Jubilaciones, en un acto de solidaridad invertida, ha procedido a retener  en exceso el impuesto a las Ganancias, perjudicando a los beneficiarios en un momento de alta inflación, restando de sus haberes miles de pesos promedio sin brindar una explicación que justifique tal exceso ni adoptar una medida inmediata que compense lo descontado de más.

Nos referimos a que la administración de la Caja no ha tomado las deducciones (incluido seguro de vida) actualizadas para el 2020, como tampoco la actualización para este año de los tramos de las escalas que se utilizan para calcular la retención, pese a que desde noviembre 2019 se tenían estimaciones del ajuste que correspondía y que la AFIP en diciembre corroboró.

Esto solo beneficia a quienes tienen que cubrir el déficit de la Caja, permitiéndoles sufragar menos dinero, y su sobrante ser aplicado a generar intereses financieros, usufructuando de la “solidaridad” a la que nos obligan quienes disponen arbitrariamente de nuestros ingresos.

APORTE DEL BENEFICIARIO

Nuestra entidad siempre estuvo en contra del Aporte del Beneficiario, pero otros dirigentes lo aceptaron en su momento, se rindieron, disponiendo “solidariamente” del dinero ajeno, lo que representa la principal causa por la que los beneficiarios de la Caja no puedan disfrutar plenamente de un haber digno, merecido  por sus cuantiosos aportes durante toda su vida como activos y ya muchos miles llevan igual tiempo aportando como pasivos. Aun habiéndose rendido antes, esperamos que ahora no sigan estando a favor del Aporte del Beneficiario.

PRÉSTAMO FAMILIAR

Cientos de miles de jubilados y pensionados y muchas otras personas amparadas por la seguridad social nacional han recibido condonaciones o rebajas sobre los préstamos que tomaron, pero el Bapro obliga a los beneficiarios de la Caja a ser “solidarios” con los activos, al hacernos pagar una tasa altísima por el préstamo familiar, que duplica o más a la que ellos tienen. Ya en otras oportunidades reclamamos por esta inequidad, aunque sin acompañamiento alguno de otras entidades o gremialistas, que aparentemente también se han rendido en este asunto. Reclamamos que las nuevas autoridades del Banco no solo bajen las tasas para los jubilados y pensionados, sino que terminen con la insolidaria práctica de pagar a sus empleados  parte de sus haberes en negro, con lo cual perjudican a la Caja y especialmente a la Mutual, que deberá hacer frente a los incrementos salariales (eventualmente con cláusula gatillo por 2019) para su abultado personal bajo convenio bancario.

DESCUENTO DEL PRIMER MES

Nuevamente se nos ha descontado el total del incremento de haberes, cuando podría haberse retenido ese perverso (“solidario”) Aporte del Beneficiario, en por lo menos tres cuotas. Nuestra entidad solicita esto a la Caja recurrentemente, pero nunca fuimos acompañados por otras entidades para lograr algo que favorecería a todos los jubilados y pensionados. Por este tema se rindieron, favoreciendo financieramente a quienes deben hacer frente al déficit de la Caja.

En consecuencia, reclamamos que la Caja devuelva inmediatamente (ha recibido nuevos fondos con el pago a los activos del 15 de enero) lo retenido impositivamente de más y disponga que los aumentos de prestaciones (si los hay) sean descontados en tres cuotas, hasta que se elimine totalmente el Aporte del Beneficiario, mensual y de cada incremento.

Ante el silencio de quienes los deben representar, instamos a todos los beneficiarios a hacer escuchar su voz por todos los canales posibles y utilizar las redes para repudiar los perjuicios que nos están ocasionando.

Después del resultado electoral

¿A qué aspiramos los jubilados y pensionados del BAPRO?

A partir del 10 de diciembre habrá nuevas autoridades en la Nación, la Provincia, el Banco y nuestra Caja de Jubilaciones, lo cual genera nuevas expectativas para nosotros, con la esperanza de que nos vaya mejor a todos y fundamentalmente que no seamos nuevamente perjudicados.

Pretendemos continuar con un sistema con movilidad para los haberes previsionales, y que el mismo sea sobre la base de la variación del total de las remuneraciones de los activos. Asimismo, reivindicamos que para igual categoría en actividad debe haber igual prestación previsional.

Al margen de lo que pueda decidir la Corte Provincial, el Estado provincial ahora conducido por otro signo político tiene la llave para modificar o reemplazar la ley 15008.

Sabemos que el déficit de la Caja es muy alto y por ello desde nuestra creación hicimos propuestas a las autoridades de turno para morigerar el mismo, pero hasta ahora no fueron aplicadas. Ojalá las nuevas autoridades analicen ponerlas en práctica, y en ese sentido como siempre estamos dispuestos a colaborar, para lo cual deseamos reunirnos lo más pronto posible.

Todos los jubilados y pensionados del BAPRO debemos ser conscientes que no es justo que nos paguemos una prestación por cada nueve que recibimos. Por eso mantenemos nuestra posición en cuanto a que nunca convalidamos el Aporte del Beneficiario, ya sea mensual como de cada aumento recibido. Esto es absolutamente excepcional y, por lo tanto, claramente discriminatorio.

Por supuesto que seguiremos con nuestra lucha para que los jubilados y pensionados no paguen el impuesto a las ganancias o altos ingresos, al que ya hemos contribuido en actividad, y merecemos la intangibilidad de nuestra fuente de vida (las prestaciones previsionales) como alegan, por ejemplo, los jueces y los funcionarios y muchos empleados del Poder Judicial.

De no lograrse esa justa aspiración, como mínimo pretendemos que se sigan ajustando por inflación las escalas del tributo y las deducciones permitidas, agregándose para jubilados y pensionados aquello por lo que venimos bregando desde hace mucho tiempo, como sería poder deducir las especialidades medicinales necesarias para mantener nuestras vidas.

Por último, y mientras el déficit de la Caja no sea financiado por los Estados provincial y/o nacional, responsables constitucionales del sostén de la seguridad social, esperamos que el Banco (mayormente responsable de ese déficit por mala administración, por apropiarse de Provincia Seguros, etc.) continúe brindando mensualmente los fondos en tiempo y forma para que podamos cobrar nuestros haberes previsionales. Esto, a pesar de ciertos sectores gremiales que en su oportunidad irresponsablemente manifestaron que el Banco no debía sufragar esos fondos, lo que hubiera dejado sin ingresos a los jubilados y pensionados. Los próximos cobros serán una prueba de la racionalidad de las nuevas autoridades.

Con respecto al Aporte del Beneficiario

El directorio de la Caja ha ignorado el pedido de nuestra entidad de descontar en tres cuotas mensuales el APORTE DEL BENEFICIARIO POR EL AUMENTO DE HABERES, con lo cual en el cobro del 3 de Octubre hubiéramos aportado a la Caja solo un tercio de dicho aumento y el resto hubiera reforzado en lo inmediato nuestros alicaídos ingresos, lo que imperiosamente necesitamos ante el incremento de la inflación.

Los colegas pueden observar en su recibo correspondiente a Septiembre que la quita del Aporte del Beneficiario mensual sumada a la del aumento tiene una incidencia de más del 20% sobre la prestación bruta y cerca del 30% sobre la prestación neta normal.

Lamentablemente, se trata de una nueva muestra de insensibilidad por parte de la autoridades de la Caja, admitida de hecho por el sector gremial y las organizaciones de jubilados y pensionados que no apoyaron el pedido de nuestra asociación en beneficio de todos, y que tampoco se manifiestan públicamente sobre el APORTE DEL BENEFICIARIO EN GENERAL, que es sumamente injusto y discriminatorio, porque no existe en ningún régimen jubilatorio.

Con respecto al aporte que nos ocupa, lo que ha hecho la ley actual es repetir lo que, contrariamente a nuestra posición y lucha, ya establecía la ley 13364, avalada en su momento por todo el ámbito gremial (salvo la C.G.I. Bs. As.) y las asociaciones de jubilados, excepto la nuestra.

Desde siempre nos hemos opuesto a que los jubilados y pensionados aporten mensualmente y en cada aumento para contribuir a pagar una de cada nueve prestaciones que se cobran. Ello solo ha beneficiado y beneficia a quienes son responsables de solventar el déficit de la Caja, que en buena medida fue generado por mala administración de parte del Banco, que la gestionó siempre, desde que el sistema era superavitario y posteriormente, mediante sus propios funcionarios o a través de la voluntad cooptada de representantes de los afiliados que no estuvieron a la altura de las circunstancias.

Los jubilados y pensionados tienen la palabra, y pueden hacerse oír por todos los medios que tengan a su alcance, especialmente aquellos que frecuentan las redes sociales. Debemos lograr que termine el APORTE DEL BENEFICIARIO, consigna que deberían asumir como propia todos aquellos que dicen representar a los beneficiarios de la Caja, porque su concreción sería un enorme beneficio para todos.

Nuestra entidad se mantiene firme en lo que sostuvo desde su creación y por ello no aceptaremos, en eventuales modificaciones de nuestro régimen legal, que persista el APORTE DEL BENEFICIARIO, mensual o de cada aumento.

Nuestras prestaciones previsionales

El ajuste realizado a los haberes

El día 05 de abril la Caja de Jubilaciones acreditó los haberes de marzo, ajustándolos un 5,71% de acuerdo a la metodología establecida por la ley 15008. El aumento se hizo sobre el haber anterior previamente incrementado por los ajustes derivados de la cláusula gatillo 2017.

En caso de continuar en vigencia la ley, en junio se producirá un nuevo ajuste que sería del 5,66%, y asimismo habría nuevos incrementos en septiembre y diciembre 2018 cuyos coeficientes todavía no se conocen, ya que toman el 70% de la inflación y el 30% del incremento promedio de los haberes formales, ambos producidos en los trimestres primero y segundo de este año.

Lo que falta ajustar es lo correspondiente al incremento de 7% impuesto por el Ministerio de Trabajo de la Nación a cuenta del acuerdo paritario 2018, que fue otorgado a los empleados bancarios activos desde el 1º de enero, cuando estaba plenamente vigente la ley anterior. Obsérvese que el 5,71% aplica desde el 01/03/18, de modo que los beneficiarios de la Caja no han recibido incremento alguno para los meses de enero y febrero de 2018; periodos en los que los jubilados de ANSES contaron con el último aumento otorgado en septiembre 2017

Recordamos que Grupo Siglo ha cuestionado la modificación del sistema de ajuste de haberes de la ley que rige desde el 16 de enero del 2018, entre otros importantes aspectos de su articulado.

Se han presentado ante la Corte Provincial varios pedidos de inconstitucionalidad que involucrarían ese cambio de modalidad de incremento de haberes; por lo que entendemos que aquellos que lo han hecho en forma particular, individualmente o integrando un grupo, deberían consultar a los profesionales que los patrocinan respecto a si, en función de lo reclamado, es conveniente rechazar este incremento por carta documento u otro medio.

Sin perjuicio de lo anterior, nuestra entidad espera que en caso de prosperar la presentación de la Bancaria a la Corte Provincial y/o se entable una negociación que retrotraiga el ajuste de haberes al método anterior, la Caja debería efectuar los ajustes correspondientes.

Sobre el aporte del beneficiario

Recordamos que lamentablemente había sido ratificado en la ley 13364/13873 y nuevamente resultó impuesto en la 15008, en 10% con posibilidad de ser elevado hasta el 12% por el Directorio de la Caja. Para que sean informados los beneficiarios; es decir, los directos afectados por el descuento, resulta necesario que ésta publique en su página web la eventual resolución que convalida el 10,82%, que nos están descontando.

El déficit

Es importante señalar que no es novedad que el faltante mensual necesario para pagar las prestaciones previsionales sea cubierto por el Banco de la Provincia de Buenos Aires. De hecho, eso viene ocurriendo desde ya hace más de una década, y a lo largo de esos años nuestra asociación fue la única que lo informó en sus comunicados.

Con la legislación anterior tal responsabilidad recaía en la Provincia de Buenos Aires, que tardíamente ha entregado bonos al Banco para compensar esos adelantos. En la ley 15008 se prevé que el Banco deberá ser asistido por la Nación (en magnitud y modalidad que entendemos se están discutiendo), existiendo partidas para las Cajas Provinciales en el presupuesto nacional. Asimismo, en ese marco legal la Provincia garantiza las jubilaciones y pensiones, debiéndose recordar que en su presupuesto para el corriente año hay una partida para nuestra Caja de Jubilaciones, aunque no se indica taxativamente que ella deberá cubrir los déficits mensuales.

Inconstitucionalidad del Aporte del Beneficiario

Nuestra entidad, Grupo Siglo, siempre estuvo en contra de que los beneficiarios hagan aportes para ayudar a pagar sus propias prestaciones. Por eso deseamos que la Corte Provincial manifieste la inconstitucional de tal aporte para TODOS los jubilados y pensionados y se lo excluya del régimen legal de la Caja.

Debe recordarse que uno de los principales motivos por los que nos opusimos a la ley 13364 era que consolidaba los aportes del beneficiario (mensual y primeros aumentos) pero quienes hoy integran la Comisión de Defensa (salvo una excepción), en aquella oportunidad convalidaron la norma. Lamentablemente, las modificaciones que se lograron introducir mediante la ley 13873 no alcanzaron a este tema tan perjudicial. Actualmente, no hemos tomado conocimiento de que dicha comisión en algún momento se haya pronunciado como tal o por medio de sus integrantes en cuanto a que no acepta los aportes del beneficiario.

En los hechos, se trata de un descuento compulsivo que se hace exclusivamente a los pasivos del régimen jubilatorio del Banco Provincia, ya que en ningún otro sistema previsional existe. Se trata de un beneficio para la Provincia, que así evitó de pagar miles de millones de pesos que inconstitucionalmente aportamos los jubilados y pensionados. Por este y otros temas, decimos que hace rato que estamos “armonizados”.

Por otra parte, nos resulta por demás preocupante que quien patrocina el pedido de inconstitucionalidad sea un ex asesor de la Caja cuyas interpretaciones jurídicas generalmente perjudicaron los ingresos de miles de beneficiarios, especialmente por la arbitraria disminución de los haberes iniciales que les correspondían.

Pero resulta muy importante prestar atención respecto a cómo se trató el tema en la presentación de inconstitucionalidad difundida por la Asociación Bancaria y, dado que no hay ninguna manifestación en contrario de sus integrantes, avalada por la Comisión de Defensa de la Caja. Por ello y para conocimiento de todos los colegas, a continuación reproducimos lo que dice esa presentación por inconstitucionalidad presentada a la Corte Provincial en lo referido al Art. 11 de la Ley 15008 Inciso C) y eventualmente inciso E):

Este inciso ya integraba, con el mismo texto, la ley 13.364. Pero esa norma también establecía que el haber inicial del jubilado sería el 82% del cargo de mayor jerarquía desempeñado durante un mínimo de cinco años y que se actualizaría mediante un método de movilidad consistente en aplicarle los mismos porcentajes de aumento general que experimentara el régimen remuneratorio de la actividad bancaria. En esas condiciones y habiendo surgido, con el tiempo, dificultades financieras derivadas del incremento de la cantidad de beneficiarios y el decrecimiento de los empleados en actividad, apareció la imposición de un aporte a cargo de los propios beneficiarios. Era desusado en relación con los principios de la seguridad social que los propios beneficiarios tuvieran que contribuir para el pago de sus beneficios. Fue duro para los jubilados y pensionados. Pero se toleró en tanto el haber seguía siendo aceptable y el aporte tenía carácter transitorio. Se toleró, en la creencia de que el estado arbitraría prontamente los recursos para cumplir sus obligaciones per se y no con el dinero de los beneficiarios” (Pero nosotros decimos que la realidad fue: haberes disminuidos, aporte definitivo, el que contrariamente a bajarse se tomó al 10,82% en vez del 10% que marcaba la ley).

Continuando con lo expuesto en la presentación, se dice:

“Ahora, en cambio, luego de la sanción de la 15.008, además de insólito e inicuo ha devenido inconstitucional. La ligera pátina de razonabilidad que algunos pudieron verle entonces ahora ha virado hacia el color de la burla. En efecto, mientras los trabajadores en relación de dependencia con el estado provincial bonaerense tienen asegurado un haber jubilatorio igual a 70% del sueldo del mejor cargo que hubieren desempeñado durante un mínimo de treinta y seis meses (art.41 del decreto 9650/80), que puede elevarse al 75% o al 80% en ciertas condiciones (Art.42 de la misma norma) y aun hasta el 85%  en el caso de los docentes o de los agentes provinciales que efectuaron todos sus aportes en la Provincia (Art.43 de la misma norma), los empleados del Banco de la Provincia también vinculados por una relación de empleo público con un órgano del mismo estado, percibirán alrededor del 60%. Esto, después y a pesar de haber aportado mucho más -todos los primeros aumentos de toda su vida laboral y algunos porcentajes mayores – y de haber desarrollado una carrera de alta especialización, pero en un marco jurídico absolutamente distinto, que les ofreció condiciones especiales para su beneficio, generando derechos, porque no ha de creerse que el estado pone señuelos para cazar incautos.

Por otra parte, todos los aumentos generales, también tienen aportes a cargo de los jubilados y pensionados. Sumamos aportes sobre aumentos, aportes mensuales sobre las prestaciones previsionales, y además reducción del haber  al 70%.

En las nuevas condiciones creadas, aquella norma en virtud de la cual debían aportar luego de jubilados, se ha transformado en un precepto pseudo legal, porque viola los artículos 11, 39 y 40 de la Constitución Provincial y demás normas concordantes. En consecuencia, así deberá ser declarado y resultará inaplicable.”

Después de leer y releer esto, preguntamos a todos los que están llevando a cabo acciones para rechazar la ley 15008 (incluyendo a la Comisión de Defensa de la Caja) y en general a los jubilados y pensionados, si no tienen dudas, como nosotros, respecto a que el recurso tiende a reflotar el proyecto original de la ley, que excluía de hacer los aportes del beneficiario solamente a los nuevos jubilados. Parecería, y es bueno que cada uno lo evalúe y/o consulte, que de alguna manera se está justificando que esos aportes permanezcan para los 16000 jubilados y pensionados actuales. Ojalá estemos equivocados y la Corte los declare inconstitucionales para TODOS, los actuales beneficiarios y los futuros.

Ninguna entidad de jubilados debió avalar la inclusión de este aporte en leyes que sirvieron de marco legal a nuestra Caja. Desde nuestra creación, Grupo Siglo se opuso y ahora esperamos que se recapacite sobre este aporte, que solo sirvió para que el estado ahorrara el dinero escatimado a los beneficiarios. En consecuencia, y en el marco de la lucha contra la ley 15008 en que nos encontramos, convocamos a todos a sumarse a este reclamo, especialmente en el caso de producirse nuevas negociaciones.

Abrazo a la Caja el 07/03/18 a las 13 hs

Ante la movilización convocada por el gremio bancario, las comisiones gremiales internas y agrupaciones de afiliados para el próximo miércoles 7 de marzo a las 13 hs en la sede de nuestra Caja de Jubilaciones, ponemos en conocimiento que nuestra entidad acompañará la realización de tal evento.

Lo hacemos ratificando lo expresado en nuestros comunicados del 14 y 26/02/18 en cuanto a que entendemos necesario que los beneficiarios de la Caja expresemos por todos los canales posibles el rechazo a la ley 15008, y considerando que se trata de una nueva oportunidad para reclamar en tal sentido.

Aspirando a que ese sea el objetivo protagónico de la jornada, una vez más deseamos destacar las consignas que nuestra entidad viene reiterando en cada protesta:

  • Que ningún jubilado o pensionado deba hacer aportes para ayudar a pagar sus propias prestaciones previsionales.
  • Que si el conflicto que se está desarrollando desemboca, como esperamos, en una nueva mesa de diálogo con las autoridades de la Provincia y el Banco, en tales negociaciones deben participar representantes de todas las entidades de jubilados y pensionados.